La coordinación con las administraciones locales

De igual forma que con las autoridades regionales, es importante coordinar los esfuerzos nacionales y regionales con el de las administraciones locales. En especial, porque es la autoridad municipal la que regula los espacios urbanos donde es posible poner en marcha distritos o clusters creativos. Estos, en la medida que propician una vida cultural dinámica y acogedora, fertilizan el terreno para las ideas emprendedoras culturales y hacen que resulte más fácil que nazcan y se implementen iniciativas creativas. Esta colaboración es relativamente fácil de encauzar, pues la mayoría de las autoridades municipales, preocupadas por el desarrollo económico local ven en la producción cultural la oportunidad de una economía de mayor valor añadido y empleo de calidad, basada en el conocimiento y la creatividad. Son conscientes de las sinergias entre la localización de estas actividades y la regeneración urbana. Al mismo tiempo, dan importancia creciente a la imagen de marca local para diferenciar productos de calidad (artesanales, gastronómicos o creativos, por ejemplo).

Como en el caso de la coordinación en el nivel regional, será más fácil compartir retos y estrategias con aquellas ciudades que cuentan con una industria cultural local potente. Sin embargo, muchas pequeñas y medianas ciudades pueden estar también interesadas en desarrollar determinados sectores de actividad creativa. En este sentido, es importante no crear expectativas exageradas entre las autoridades de ciudades de muy pequeña dimensión, aunque existen ejemplos exitosos de fomento de la actividad artesanal local, de puesta en marcha de canales de radio o de pequeños emprendimientos musicales o editoriales. Estos proyectos piloto, en la medida que resultan exitosos, pueden luego replicarse en otras ciudades.

Entre las prácticas que pueden implementarse mediante acuerdos interjurisdiccionales destacan la ventanilla única de apoyo a emprendedores culturales, el desarrollo de parques industriales, las estrategias de promoción conjunta externa, la puesta en marcha de antenas de apoyo a la industria cultural y creativa o para la tramitación de todo tipo de subvenciones y proyectos culturales.

Un ejemplo que va más allá de la ventanilla única para distribuir ayudas y agilizar trámites son las film comissions. Su implementación aprovecha el conocimiento acerca de la realidad local que poseen las autoridades municipales para elaborar estrategias de desarrollo económico que multipliquen el impacto de la política de fomento aplicada a todo el territorio nacional. En última instancia, se pretende atraer inversión local y foránea hacia el sector de las industrias culturales y creativas de manera tal de generar círculos virtuosos en la vitalidad cultural del país.

Principio de la página