Preguntas y respuestas

¿Cómo conseguir que los subsidiosdirectos a fondo perdido noperpetúen una relación dedependencia excesiva de lasempresas culturales respecto de laadministración pública?Ayudas a la creación y apoyo a laindustria cultural y creativa son accionesdistintas. El objetivo de la segunda esgarantizar la viabilidad económica ysocial a largo plazo del negocio que sesubvenciona. Por esta razón, el apoyodebe acompañar un plan de viabilidady ser acotado en el tiempo. En el casode apoyos plurianuales, es importantereducir paulatinamente el importe, puesse trata de acostumbrar al beneficiarioa contar solamente con sus propiosrecursos.¿Qué es preferible, una ayuda selectiva o un sistema de subsidio genérico?

Las ayudas selectivas suelen ser más eficaces con relación a los objetivos que se persiguen, pero en términos de eficiencia y de legitimidad (tratamiento equitativo a todos los potenciales beneficiarios), pueden presentar algunos inconvenientes. Por ejemplo, la compra genérica de un número determinado de libros es fácil de implementar, trata a todos los editores por igual y garantiza un mínimo de viabilidad a cualquier obra editorial. Sin embargo, no permite distinguir los grandes éxitos comerciales de los libros de mercado restringido y de contenido con un alto interés cultural (poesía, ensayo o historia local, entre otros). Asimismo, es más fácil la autarquía de los fondos específicos, con aportaciones procedentes del propio sector (como el fondo del cine argentino financiado por un impuesto a la exhibición comercial) que la de los fondos genéricos.

¿Qué diferencia hay entre una financiación que prioriza el contenido y otra centrada en el apoyo global a la industria cultural?

El salto de una política cultural generalista a otra centrada en el fomento de la industria cultural y creativa implica poner el énfasis en el fortalecimiento y profesionalización de los actores industriales. No importa tanto el contenido específico de lo que se ayuda a producir con dinero público, sino el garantizar la viabilidad y continuidad de una pluralidad de agentes productivos. La existencia de una industria cultural y creativa poderosa garantiza la diversidad de contenidos. Evidentemente, no excluye la conveniencia de contar con otro tipo de ayudas, en función del contenido, para compensar el sesgo natural del mercado hacia aquellas obras más comerciales.

¿Es preferible apoyar cada segmento de la cadena productiva por separado o disponer de una línea de subsidio integral a un sector?

La interdependencia entre ramas de actividad suele aconsejar el tratamiento unitario de un sector determinado. Apoyar la producción de cine nacional sin garantizar su distribución real en las distintas ventanas de exhibición tiene poco sentido. Sin embargo, las necesidades y los mecanismos que inciden en la producción poco tienen que ver con la situación de la distribución y la difusión. Por esta razón, es útil diseñarmodelos de subvención específicos para segmentos de la cadena productiva en el marco de un sistema de intervención gubernamental integrado (por ejemplo, una ley del cine).

¿Cuándo es mejor dotar de fondos plurianuales?

Tradicionalmente, la mayoría de subsidios tienen un carácter anual, pues dependen del presupuesto público aprobado cada año por el parlamento. Sin embargo, determinadas propuestas se consolidan mejor si cuentan con una garantía de apoyo plurianual sobre la base de un contrato-programa con objetivos preestablecidos. Tal mecanismo, que no todos los sistemas administrativos admiten, permite el desarrollo de estrategias a medio y largo plazo, lo que contribuye a consolidar la estructura de las empresas de un sector. De todas formas, es recomendable establecer mecanismos de evaluación periódica y plazos de no renovación, con el fin de no perpetuar la dependencia de las empresas respecto de la administración.

¿Por qué negociar con la banca privada mecanismos de préstamo a la empresa cultural?

Buena parte del sector cultural tiene dificultades de acceso a los fondos de la banca, pues sus proyectos no coinciden con los criterios habituales de valoración de riesgos. La puesta en marcha de mecanismos dirigidos específicamente a la empresa cultural y creativa permite sensibilizar a los responsables bancarios sobre las particularidades del sector y, al mismo tiempo, movilizar fondos privados a favor de las empresas.

Principio de la página