En definitiva, para dar continuidad temporal a las políticas públicas (y a la vez incidir en la de los actores privados), se puede considerar la adopción de una o varias de las siguientes estrategias:

  1. Asegurar recursos mediante su asignación a mediano o largo plazo - Implica la realización de procedimientos administrativos para la compra diferida o avanzada de bienes y servicios, en especial de bienes de equipo, propios o ajenos.
  2. Formalizar compromisos a través de instrumentos jurídicos específicos - Formalización de convenios con organizaciones públicas o privadas para fortalecer los compromisos mutuos y facilitar la continuidad plurianual de las estrategias. Un procedimiento frecuentemente utilizado consiste en acordar contratos-programa plurianuales de apoyo a las iniciativas más interesantes o solventes.
  3. Construir consenso social - Formalizar espacios de intercambio, diálogo y negociación colectiva con los distintos actores sociales involucrados (cámaras de comercio, asociaciones profesionales o sindicatos).
  4. Construir un pacto político - Buscar consenso entre las diferentes fuerzas políticas para acordar objetivos comunes en el largo plazo. La puesta en marcha de acciones de apoyo a las industrias culturales y creativas es, en definitiva, una política de Estado que federa ante todo el interés común, más allá de los intereses partidistas.
  5. Comunicar avances en tiempo y forma - La difusión generalizada del estado de ejecución del proyecto y de los resultados parciales que pudieran obtenerse contribuye a crear consenso sobre el proyecto, le da visibilidad y resulta clave en el proceso de garantizar la continuidad.
  6. Establecer mecanismos permanentes de control - La evaluación de los procedimientos y de los resultados parciales permite corregir y tomar decisiones que mejoran la implementación de la política.

Es necesario tener en cuenta que, cualquiera sea el conjunto de estrategias adoptadas, estas deben tener un grado de flexibilidad suficiente para poder adaptarse a entornos cambiantes, sin que, al mismo tiempo, modifiquen la esencia de sus objetivos.

Principio de la página