Se trata de una estrategia pública de apoyo concebida para desarrollar iniciativas originales y creativas de potenciales emprendedores. Consiste en acompañar el proyecto durante su etapa inicial, que suele ser la más difícil.

En la incubadora, las propuestas seleccionadas reciben asistencia personalizada para definir la capacidad potencial de la idea y el modelo de negocio más adecuado. Asimismo, se brinda infraestructura y asesoramiento técnico acorde con cada etapa del proceso de desarrollo de la nueva empresa.

Los servicios de incubación pueden tener carácter gratuito, y se realizan durante un tiempo limitado –de dos a tres años– plazo en el cual el proyecto deberá transformarse en una empresa autosustentable. Los proyectos factibles de ser incubados son seleccionados a través de llamados periódicos a concurso, donde cada propuesta es evaluada por distintos expertos para determinar sus posibilidades de éxito.

Las incubadoras de ideas emprendedoras, dirigidas hacia las industrias creativas o de base cultural, se han multiplicado durante los últimos años. La mayor cantidad de experiencias se realizan a escala local.

Estructura de funcionamiento de una incubadora

  • Selección de proyectos: tiene como principal responsabilidad el proceso de convocar a los emprendedores y realizar la selección de los proyectos para incubar. En este sentido, una de sus principales tareas es la difusión de los servicios de incubación. Debe implementar, además, los mecanismos para decidir de forma objetiva y racional cuáles son las iniciativas que tienen mayor posibilidad de llegar a convertirse en empresas.
  • Infraestructura y logística: tiene a su cargo el lugar físico donde funciona la incubadora. Debe contar con los elementos básicos para el desarrollo de una empresa (oficinas, plataforma tecnológica y de comunicación, servicios auxiliares, etc.). También se ocupa de su mantenimiento para que se encuentren en condiciones de operar adecuadamente.
  • Capacitación e información: tiene a su cargo la creación de cursos, seminarios y otras actividades dirigidas a formar y capacitar a los emprendedores en las áreas de incumbencia de cada proyecto. Por otra parte, debe mantener contacto con instituciones dedicadas a la investigación con el objetivo de proporcionar información estadística y análisis cualitativos sobre las industrias creativas. Algunos de los insumos que ponen a disposición de los emprendedores son estudios de mercado, análisis de consumo y demanda, comportamiento de públicos, impacto social de las actividades del sector y nuevos bienes y servicios disponibles.
  • Asesoramiento: trabaja a partir de las ideas e iniciativas que surgen de los proyectos incubados. Provee a los emprendedores de contactos específicos en el mercado local, nacional e internacional. Generalmente, pone a disposición de ellos una asesoría contable y laboral, sobre propiedad intelectual y colabora en la presentación de proyectos y planes de negocio ante posibles inversionistas y entidades de crédito.

Incubadoras funcionando en América Latina

 

  • Red Latinoamericana de Asociaciones de Parques Tecnológicos y de Incubadoras de Empresas.
  • Agencia para el Desarrollo Económico de la Ciudad de Córdoba.
  • CREA, incubadora de Industrias Creativas y Empresas Culturales de la ciudad de Córdoba, Argentina.
  • Red de emprendedores Bavaria, Colombia.
  • Instituto Génesis PUC Rio de Janeiro, Brasil.
  • Universidad de Antioquía, Colombia.
  • incuba . Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.
  • INCUBA GUATEMALA.

 

 

Principio de la página