Industrias culturales y espacio urbano

Desarrollar políticas para el fomento de las industrias culturales y creativas en ciudades medianas o pequeñas es posible, aunque se requieren estrategias específicas distintas de las que podrían plantearse en otro contexto territorial.

Conviene comenzar por concentrar los esfuerzos en una o en muy pocas actividades, sin considerar el conjunto de las industrias culturales y creativas. La decisión acerca de cuáles serán las actividades que se fomentarán estará basada en datos obtenidos en la etapa de diagnóstico.

En particular, el análisis comprenderá factores tales como la historia productiva del lugar; el capital humano disponible, especialmente de artistas creadores y personas con vocación emprendedora; la infraestructura existente que podría servir al proyecto y la capacidad financiera disponible.

En líneas generales, en el sector conviven empresas multinacionales de gran tamaño con ideas emprendedoras casi unipersonales. Los determinantes de la escala en la que se moverán las políticas de fomento se obtendrán a través de la dinámica territorial y por la naturaleza específica de la actividad por desarrollar. Esto también lleva a establecer estrategias diferenciales de inversión, que permitan, a la vez, resguardar

los fondos públicos y ser útiles a cada tipo de beneficiario. En ambos contextos (grandes o pequeñas ciudades), la labor de un departamento de fomento de la industria cultural y creativa, en referencia a la inversión en infraestructura y equipamiento general, puede sintetizarse en:

  • Apoyo financiero.
  • Asesoramiento técnico.
  • Fomento de estrategias de colaboración.
  • Reciclaje de viejos equipamientos, mercados y espacios industriales.
  • Rediseño de instalaciones y equipos de las escuelas artísticas para ponerlos al servicio de las actividades productivas.

Equipos 
En lo que se refiere a los equipos, la tecnología digital ocupa, en la actualidad, un papel cada vez más preponderante, y su rápida evolución exige un gran esfuerzo de inversión para mantener una tecnología competitiva.

La gran demanda de las tecnologías digitales, de la información y la comunicación no significa que hayan desaparecido las necesidades de equipo convencional. Sectores como la artesanía o las artes plásticas continúan necesitando tornos y hornos para la cerámica, lienzos y pinceles para pintar, o escarpas y buriles para esculpir. Asimismo, todos los formatos materiales requieren de medios de transporte y almacenes para sus materias primas y sus mercancías. Es necesario disponer, además, de redes de distribución adecuadas.

Principio de la página