Preguntas y respuestas

 

En función del sistema político institucional del país, ¿cuál es el papel de un responsable gubernamental de industrias culturales y creativas en el proceso de elaboración de una ley?

En un régimen de separación de poderes, una norma puede ser creada por iniciativa del Ejecutivo o directamente por el Legislativo. En el primer caso, probablemente el más recomendable, su responsabilidad es muy alta y puede implicar el éxito o fracaso del conjunto de su acción. En el segundo, el diálogo con los parlamentarios, es fundamental para conseguir una norma realmente eficaz. En los regímenes parlamentarios la iniciativa es gubernamental, pero la redacción final de la ley depende de la capacidad de diálogo entre el Ejecutivo, el Legislativo y los actores del sector.

¿Conviene reproducir una buena norma internacional de apoyo a la industria cultural y creativa?

Cada país posee distintas tradiciones jurídicas. En consecuencia, lo conveniente es adaptarla a las condiciones imperantes en el territorio donde tendrá vigencia y adecuarla a los conceptos e instrumentos que sean funcionales a los objetivos que se quieren alcanzar. El sector de las industrias culturales y creativas se encuentra, muchas veces, tensionado entre consideraciones culturales y lógicas exclusivamente económicas. Ambas dimensiones deben ser consideradas para que la legislación propuesta tenga mayores expectativas de supervivencia en el tiempo. Desde la perspectiva económica, la legislación debe evitar las posiciones de dominación de mercado y favorecer su transparencia.

Por otra parte, el responsable de industrias culturales y creativas debe estar atento a las posibles modificaciones que se produzcan en leyes de alcance general –no específicas del sector–, pues estas casi siempre tienen efectos directos sobre él. También debe prestar especial atención a las modificaciones impositivas en las normas administrativas, comerciales y laborales.

Es primordial que el responsable de industrias culturales y creativas difunda, entre los actores del sector, las particularidades y los efectos de las normativas, ya sean estos beneficiosos o perjudiciales.

¿Cuándo resulta más conveniente elaborar una ley que un decreto?

Es una cuestión que debe ser siempre analizada con relación al contexto y a la tradición administrativa. Sin embargo, la ley, al requerir el acuerdo de las mayorías representadas en el parlamento o congreso, tanto para su sanción como para su eventual modificación, es una norma que suele permanecer vigente durante lapsos mayores que los decretos del Poder Ejecutivo. Por ello, resulta más conveniente para establecer las condiciones generales de funcionamiento sectorial, o de un subsector determinado (ejemplos: ley del libro, ley del audiovisual, ley del teatro, etc.).

Principio de la página