Identificar los recursos

El diseño y la implementación de toda política pública requiere tres recursos indispensables: dinero, personal e infraestructuras. Además, es necesario contar con un marco normativo que encuadre y habilite la acción pública que se va a conducir. 

A continuación, se presenta una síntesis de los puntos básicos que conviene revisar en relación con cada recurso:

Personal
El diseño e implementación de políticas es, sin excepción, una tarea de equipo, el cual está integrado por personas con características e intereses singulares. Para obtener el mejor rendimiento del conjunto, cada persona debe:

  1. Estar motivada.
  2. Trabajar en un entorno positivo y amigable.
  3. Contar con la tecnología necesaria.
  4. Tener claro qué es lo que se espera de ella.

Guiar al personal es una tarea indelegable del máximo responsable de la organización. Para ejercer en plenitud el liderazgo, se debe conocer al personal, lo que implica:

  1. Saber cuál es la formación de cada uno y en qué se ha especializado.
  2. Cuáles son las tareas que cumple.
  3. Qué tipo de actividad lo motiva.
  4. Cuáles son los rasgos destacables de sus respectivas personalidades y trayectoria laboral.

El plan de trabajo indicará qué otros perfiles se necesitan incorporar al equipo. No obstante, antes de contratar personal, es conveniente verificar si la tarea por realizar puede ser desarrollada por alguien que ya pertenece a la organización. 

Marco normativo
Es necesario analizar la legislación vigente para conocer cuáles son las normas vinculadas a las industrias culturales y creativas e identificar así las posibles lagunas existentes.

Las circunstancias y contextos son variados: en algunos países, los grandes lineamientos referidos a las políticas de fomento para las industrias culturales y creativas pueden estar planteados en un nivel constitucional, mientras que en otros países no.

Asimismo, las líneas de acción estarán definidas en leyes generales o específicas, o bien, en decretos u otras disposiciones administrativas emitidas por el poder ejecutivo de cada jurisdicción.

Toda esta información normativa, convenientemente recopilada y ordenada, será fundamental para abordar las siguientes etapas de la gestión.

Se trata de una tarea compleja, pues las normas generales que afectan otros sectores, tales como la normativa fiscal o la regulación de comercio exterior, también inciden sobre las industrias culturales y creativas.

Como se verá más adelante, esto implica que crear nuevas normas o modificaraspectos determinados del marco normativo vigente puede tener consecuencias más allá de los propios límites del sector.

Recursos económicos
Un equipo competente y motivado, un marco normativo adecuado son condiciones necesarias, pero no suficientes para el diseño e implementación de las políticas de fomento de las industrias culturales y creativas. Los recursos económicos –generalmente escasos en el contexto de la acción pública en cultura– adquieren una importancia capital. Los recursos financieros pueden provenir de diferentes fuentes. A continuación, se mencionan las más comunes, según su origen:

Recursos presupuestarios
Recursos provenientes del Tesoro: la responsabilidad de su asignación recae en el Ministerio de Economía, Hacienda o equivalente. Es importante mantener un contacto directo tanto con el responsable político como con la oficina encargada de la planificación presupuestaria de cada jurisdicción. Si no lo hubiera, es conveniente crear, dentro de cada organización, un equipo especializado que se encargue de monitorear la relación que acompañe el proceso de elaboración y asignación presupuestaria desde su origen hasta su sanción legal.

Recursos propios: pueden generarse por la venta de bienes o de servicios producidos por cada organización. Estos pueden provenir, por ejemplo, de la edición o comercialización de libros o soportes de reproducción musical; del alquiler de infraestructuras, como estudios de registro audiovisual (cine, TV, radio); de la explotación comercial de emisoras de radio, canales de TV, etcétera.

Recursos extrapresupuestarios
Recursos provenientes de tributaciones específicas: son aquellos que provienen del cobro de tasas, administración de fondos de fomento u otras medidas de ese tipo. Suelen utilizarse como herramienta de redistribución económica. En el subsector de la producción cinematográfica, un ejemplo concreto es la aplicación en Argentina de una tasa incluida en las entradas al cine, que alimenta un fondo de fomento destinado a la producción de material audiovisual.

Recursos provenientes de créditos de organismos internacionales: el sistema financiero internacional tiene a disposición variados instrumentos de crédito destinados al fomento industrial.

Recursos provenientes de la cooperación internacional: pueden ser de orden financiero o destinados a la formación de personal a través de cursos, seminarios o talleres específicos.

Donaciones u otros aportes del sector privado: existen numerosas organizaciones –fundaciones, empresas, organizaciones del denominado tercer sector– a las cuales presentarles proyectos para obtener apoyo económico.

Cada fuente requerirá tiempo y dedicación para ser atendida convenientemente. No solo para establecer estrategias que permitan la obtención del mayor monto posible de recursos, sino porque, por lo general, cada fuente se relaciona con la organización mediante procedimientos diferentes y a través de distintos interlocutores.

Si alguna de las fuentes mencionadas no aporta recursos económicos a la organización, o no lo hace en la medida de sus posibilidades, es factible diseñar estrategias para desarrollarla. También es posible que, en cada contexto, se puedan identificar otras fuentes de recursos económicos.

Otros recursos
Recursos informativos: centros de documentación e investigación, bibliotecas, especialistas y expertos pueden proporcionar información valiosa.

Recursos normativos: se puede incidir sobre la acción de las industrias culturales mediante la creación de nuevas normas. Algunas de ellas pueden elaborarlas la propia organización, mientras que otras requerirán la participación de los órganos legislativos competentes.

Recursos relacionales: la agenda de contactos puede resultar una fuente importante de recursos.

Sugerencias

A. Incorporar un equipo propio especializado en el estudio y la elaboración de normas, el cual también puede encargarse de las gestiones necesarias para lograr su aprobación por parte de otros poderes públicos. El equipo puede estar integrado por personal propio o contratado para ese efecto.

B. Dedicar tiempo para conocer los procedimientos de utilización de los recursos financieros: la normativa pública para comprar y contratar es generalmente compleja, por lo que el período de tiempo entre la decisión y su efectiva concreción suele ser bastante extenso.

C. El incremento de los recursos económicos implica negociaciones complejas con distintos interlocutores. Es importante dedicar el tiempo necesario para establecer relaciones productivas con todos y cada uno de ellos.

Principio de la página