Una metodología para evaluar el grado de vitalidad y peligro de desaparición que corre una lengua

En 2002 y 2003, la UNESCO encomendó a un grupo internacional de lingüistas que elaborara un marco para determinar el grado de vitalidad de una lengua, con el fin de contribuir a la formulación de políticas, la definición de las necesidades y las medidas de salvaguardia adecuadas. Este Grupo especial de expertos en lenguas en peligro de desaparición elaboró un documento conceptual titulado “Vitalidad y peligro de desaparición de las lenguas”, en el que se fijaban los siguientes nueve criterios:

No hay un factor que por sí solo baste para evaluar la situación de la lengua de una comunidad. Pero estos nueve factores, conjugados, pueden determinar la viabilidad de una lengua, su función en la sociedad y el tipo de medidas necesarias para su conservación o revitalización. Para más detalles, ver el documento completo: (inglés|francés|español|árabe|chino).

 

Vitalidad de las lengua: nueve actores.

©UNESCO
Vitalidad y peligro de desaparición de las lenguas.

Ejemplo de la aplicación de esta metodología

El Informe del Estudio de las lenguas indígenas nacionales 2005, elaborado por el Australian Institute of Aboriginal and Torres Strait Islander Studies a petición del Gobierno de Australia, ofrece un análisis de la situación de las lenguas indígenas australianas para el cual se utilizaron los nueve factores que el Grupo de la UNESCO individualizó para evaluar la vitalidad de una lengua. Entre sus resultados más importantes, el informe afirmaba que solamente 145 de las más de 250 lenguas indígenas conocidas en Australia seguían hablándose realmente. Y de éstas, unas 110 han sido catalogadas de gravemente amenazadas o en estado crítico. Sólo 18 lenguas indígenas se consideran “fuertes”, según un factor tan importante como la transmisión de una generación a otra.

Principio de la página