Mensaje de la Sra. Irina Bokova, Directora General de la UNESCO, con motivo del Día Internacional de la Lengua Materna

19.02.2010

© UNESCO/M. Ravassard

Desde hace un decenio venimos celebrando cada año, en la Sede de la UNESCO y en los Estados Miembros, el Día Internacional de la Lengua Materna. Gracias a las múltiples actividades que durante ese tiempo se han organizado en torno a esta efeméride, se reconoce ya la importancia de la diversidad lingüística y el plurilingüismo en todas sus dimensiones. Con el transcurso del tiempo se
han llegado a comprender mejor las funciones numerosas y esenciales que desempeñan los idiomas en la urdimbre educativa, cultural y económica de nuestras sociedades.

La lengua materna, la de las primeras palabras y la expresión del pensamiento individual, constituye el cimiento biográfico y cultural de cada persona. Además,
está demostrado que los niños aprenden mejor cuando cursan los primeros años de la enseñanza en el idioma materno.

El concepto de lengua materna es complementario del de plurilingüismo, que la UNESCO procura promover, alentando la adquisición de al menos tres niveles de competencia lingüística: un idioma materno, uno nacional y otro vehicular.

Esta undécima edición del Día Internacional de la Lengua Materna se enmarca en el Año Internacional de Acercamiento de las Culturas. Las lenguas son, de
manera intrínseca, vectores de comprensión del prójimo y de tolerancia. El respeto de todos los idiomas es un factor decisivo para garantizar la coexistencia pacífica, sin exclusión, de todas las sociedades y, dentro de ellas,
de todos sus miembros.

El plurilingüismo, que puede definirse como la convivencia armoniosa de los diversos idiomas hablados dentro de un ámbito común, pasa a ser así un
componente esencial de las políticas educativas y culturales, que merece una atención cada vez mayor.

Al mismo tiempo, el aprendizaje de las lenguas extranjeras y, por su conducto, la capacidad individual de utilizar varias de ellas, constituyen factores de apertura a la diversidad y comprensión de otras culturas. Por eso debe fomentarse como elemento constitutivo y estructural de la educación moderna.

Gracias a la aceleración de los intercambios en nuestro planeta mundializado, la
traducción experimenta actualmente un auge sin precedentes en la historia de la humanidad. Para que la traducción llegue a ser una auténtica herramienta de
diálogo y conocimiento recíproco, debemos promover un contexto de intercambio cultural y científico más diverso y mucho más equilibrado.

El plurilingüismo, el aprendizaje de idiomas extranjeros y la traducción constituyen los tres ejes estratégicos de las políticas lingüísticas del futuro.
Con motivo de esta undécima edición del Día Internacional de la Lengua Materna, hago un llamamiento a la comunidad internacional para que la lengua
materna reciba, en cada uno de esos tres ejes, el lugar fundamental que le corresponde, en un espíritu de respeto y tolerancia que despeje los caminos de
la paz.

                                                            Irina Bokova

Principio de la página