Convención sobre las medidas que deben adoptarse para prohibir e impedir la importación, la exportación y la transferencia de propiedad ilícitas de bienes culturales -1970

Desde finales de los años 1960 y comienzos de los de 1970, los robos se han incrementado permanentemente, tanto en los museos como en los sitios arqueológicos, especialmente en los países del Sur. En el Norte, a los coleccionistas privados y, a menudo, a las instituciones oficiales, se les proponen cada vez más obras importadas de forma fraudulenta o de origen desconocido.

En este contexto y para responder a tales situaciones, en 1970 se estableció la Convención sobre las medidas que deben adoptarse para prohibir e impedir la importación, exportación y la transferencia de propiedad ilícitas de los bienes culturales.

 

 

La Convención de 1970 solicita a sus Estados Partes actuar esencialmente en los siguientes aspectos:

  • Medidas preventivas:
    Inventarios, certificados de exportación, control del comercio, imposición de sanciones penales o administrativas, campañas de sensibilización, etc.
  • Disposiciones en materia de restitución:
    El inciso (ii) del apartado (b) del artículo 7 de la Convención dispone que los Estados Partes se comprometen a tomar las medidas apropiadas para decomisar y restituir, a petición del Estado de origen Parte en la Convención, todo bien cultural robado e importado después de la entrada en vigor de la Convención en los dos Estados interesados a condición de que el Estado requirente abone una indemnización equitativa a la persona que lo adquirió de buena fe o que sea poseedora legal de esos bienes. De manera más indirecta,  y sujeto a la legislación nacional, el Artículo 13 de la Convención  contiene también disposiciones en relativas a la restitución y la cooperación.
  • Cooperación internacional:
    La idea del fortalecimiento de la cooperación entre los Estados Partes está presente a lo largo de la Convención. En caso de que el patrimonio culturalde un Estado Parte se encuentre en peligro a consecuencia de  pillaje, el Artículo 9 prevé incluso la posibilidad de acciones más específicas, tales como dirigir un llamamiento a los Estados interesados para que controlen sus exportaciones e importaciones.
Principio de la página