Lucha contra el tráfico ilícito de bienes culturales: Reuniones estatutarias de la Convención de 1970

Platos de Apulia con diseños de pescados rojos, ca. 320-300 BC ©Sopraintendenza Speciale per i beni archeologici di Roma

Discurso de Irina Bokova, 15 de marzo de 2011: "(...) el robo, el saqueo y el tráfico ilícito de objetos culturales son una negación pura y simple de los pueblos. Reducen la historia a la categoría de mercancía. Causan daños graves, a menudo irreversibles, a la memoria colectiva, la cohesión social, al enriquecimiento mutuo. "(...)

La circulación de bienes culturales facilita el diálogo entre culturas y juega un papel fundamental en el campo de la diplomacia cultural. Sin embargo, el pillaje de sitios arqueológicos y el tráfico ilícito de bienes culturales han aumentado de forma preocupante durante los últimos años, debido, sobre todo, a la espectacular globalización del mercado del arte, al aumento de ventas por internet y al establecimiento de redes especializadas en crímenes relacionados con la circulación de objetos culturales, drogas y armas.

Estatua de arcilla restituida a Nigeria por Canada ©Canadian Conservation Institute

Este contexto, junto con la destrucción y pillaje del patrimonio cultural durante los últimos años debido a conflictos armados – como en el caso de Siria en estos momentos -  ha suscitado un interés sin precedentes por parte de Estados, medios de comunicación internacionales y el público general en la lucha contra el tráfico ilícito de bienes culturales.

Dada esta situación, urge ahora más que nunca que todos los países se unan a las filas de los 123 Estados que ya son Parte a la Convención de 1970 sobre las Medidas que Deben Adoptarse para Prohibir e Impedir la Importación, la Exportación y la Transferencia de Propiedad Ilícitas de Bienes Culturales, para que este instrumento histórico se convierta en universal y para prevenir el empobrecimiento del patrimonio de los pueblos. También se anima a los Estados a ratificar la Convención de UNIDROIT de 1995. Dado que el tráfico de bienes culturales es muy difícil de parar, los Estados deben reforzar su acción de manera constante, y coordinar sus esfuerzos tanto como sea posible con la ayuda de la UNESCO y de sus socios.

La Reunión Extraordinaria de los Estados Partes a la Convención de 1970 tuvo lugar en la Sede de la UNESCO en Paris, el 1 de Julio de 2013.  El objetivo principal de la Reunión era elegir, por vez primera, los 18 miembros del Comité Subsidiario, recientemente creado, que se reunió el 2 y 3 de Julio. La tarea principal de este Comité Subsidiario era considerar, por primera vez en la historia de la Convención, las Directrices Operativas para la implementación de este Tratado.

La UNESCO, con la Convención de 1970 y su programa sobre la lucha contra el tráfico ilícito de bienes culturales, no busca obstaculizar el comercio de estos bienes; su misión es velar, junto con la comunidad internacional, para que éste se lleve a cabo sobre bases legales y legítimas; con el consentimiento de todas las partes implicadas. El objetivo principal es que el patrimonio de cada pueblo pueda ser apreciado de manera equilibrada y en toda su riqueza, para favorecer así la cohesión duradera de las sociedades.  

Taller de capacitación sobre el establecimiento de inventarios, Gaborone @UNESCO/Edouard Planche

Principio de la página