30.03.2012 - UNESCOPRESS

La Directora General de la UNESCO pide protección para el patrimonio cultural sirio

© UNESCO/Francesco Bandarin - Ciudad vieja de Damasco

La Directora General de la UNESCO, Irina Bokova, pidió hoy protección para el patrimonio cultural de Siria.

“A raíz de una serie de informaciones según las cuales el patrimonio cultural de Siria está amenazado por la situación actual, deseo expresar mi preocupación respecto a las posibles amenazas que pesan sobre lugares de gran valor. Pido a las partes en conflicto que garanticen la protección del patrimonio cultural excepcional que Siria alberga en su territorio. Dañas el patrimonio de un país equivale a dañar el alma y la identidad de un pueblo”, dijo Bokova.

Siria tiene una historia milenaria que se remonta a miles de años. La sucesión de culturas en su territorio actual dio lugar a sitios arqueológicos de extraordinaria riqueza, ciudades históricas, paisajes culturales, monumentos y obras de arte que dan testimonio de la evolución del ingenio humano. Seis sitios sirios –Damasco, Alepo, Palmira, Bosra, el Crac de los Caballeros y el Castillo de Saladino y los pueblos antiguos del norte de Siria están inscritos en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO. Otros muchos figuran en la Lista indicativa, como por ejemplo Apamea, donde según informes de prensa la ciudadela de Madheq está siendo objeto de bombardeos.

La UNESCO advirtió a principios de año a las autoridades sirias, por medio de su embajador en la UNESCO, de que son responsables de garantizar la protección del patrimonio cultural. “La situación se va haciendo más crucial hora tras hora”, aseguró Irina Bokova. “Pido con urgencia a las autoridades sirias que respeten las convenciones internacionales que han firmado, en particular la Convención de 1954 para la protección de los bienes culturales en caso de conflicto armado, la Convención de 1970 sobre las medidas que deben adoptarse para prohibir e impedir la importación, la exportación y la transferencia de propiedad ilícitas de bienes culturales y la Convención del Patrimonio Mundial de 1972.

En el marco de la Convención de 1970, la Directora General ya se ha puesto en contacto con la Organización Mundial de Aduanas, con INTERPOL y con los cuerpos de policía especializados en patrimonio de Francia e Italia para alertarles de la posibilidad de que objetos robados en Siria hagan su aparición en el mercado del arte. También ha pedido la movilización de todos los socios de la UNESCO para salvaguardar el patrimonio sirio.

“La UNESCO está dispuesta a colaborar para evaluar los daños sufridos por el patrimonio cultural de Siria y a preparar planes para su salvaguardia en cuanto sea posible”, concluyó Bokova.




<- Atrás, a la lista de noticias
Principio de la página