Presentación in situ - Museus et sitios arqueológicos

En la Convención de la UNESCO de 2001 sobre la Protección del Patrimonio Cultural Subacuático estipula que la conservación in situ debe ser considerada la opción prioritaria para proteger el patrimonio cultural subacuático, cuando no haya algún tipo válido de justificación para una intervención o recuperación. La preferencia concedida a la conservación in situ tiene en cuenta la integridad de los sitios, la información que pueden arrojar en el futuro y el hecho de que –debido al bajo grado de oxígeno- la conservación subacuática resulta más fácil y menos costosa que sacar el patrimonio cultural fuera del agua si no se dispone de los medios adecuados.

Igualmente, las instalaciones de los museos muchas veces carecen del espacio y las condiciones necesarias para poedr acomodar objetos metálicos o de madera de gran tamaño pertenecientes a pecios o ruinas sumergidas. La autenticidad del yacimiento, su contexto y su integridad no pueden ser garantizadas cuando los materiales son extraídos. Le especial importancia del patrimonio como testimonio de un envento histórico así como la atracción que suscita el ambiente subacuático sólo pueden preservarse de manera seguro a través de la conservación in situ.

Sin embargo, esto no significa que siempre tenga que optarse por la conservación in situ como primera opción. Efectivamanete, una intervención científica debidamente autorizada, podrá ser llevada a cabo cuando:

  • el patrimonio cultural subacuático se encuentre amenzado por cualquier factor natural or humano (por ejemplo las obras de desarrollo urbanístico o portuario, el expolio, las condiciones medioambientales, etc.);
  • a través de una intervención científica en el patrimonio cultural subacuático podemos obtener importantes resultados que contribuyan significativamente al conocimiento de la historia de la humanidad;
  • su estudio, investigación y difusión pudieran fomentar la concienciación y consideración de una región hacia la protección de su patrimonio cultural subacuático.

Por último pero no menos importante, cabe mencionar el interés del público y el turismo. El número creciente de museos y sitios turísticios que combinan la fascinación del entorno subacuático y los artefactos culturales sumergidos ha dado lugar a una nueva forma de turismo que, convinando protección, conocimiento y accesibilidad supone una forma integradora de gestión cultural y desarrollo sostenido.

Principio de la página