Protección del Patrimonio Cultural en Aguas Internacionales

© Tahsin Ceylan

Protección del Patrimonio Cultural en Aguas Internacionales

En el ejercicio de su soberanía, los Estados Partes tienen el derecho exclusivo de reglamentar y autorizar las actividades dirigidas al patrimonio cultural subacuático en sus aguas interiores, aguas archipelágicas y mar territorial.

Sin embargo, más allá de las aguas territoriales, la jurisdicción de los Estados se reduce fuertemente; en las aguas internacionales la jurisdicción se reduce a la autoridad sobre sólo sus nacionales y los buques que enarbolen su pabellón. Por lo tanto, cuanto más lejos se encuentra un yacimiento arqueológico en el mar, más difícil es perseguir a los expoliadores y cazadores de tesoros que buscan saquear los yacimientos arqueológicos subacuáticos  así como  regular las actividades industriales que podrían dañar los sitios.

Por esta razón, el Convenio de 2001 establece un mecanismo de cooperación internacional dentro de las aguas internacionales, es decir, la zona económica exclusiva (ZEE), la plataforma continental y la Zona. El mecanismo se basa en el uso compartido de la información y un esfuerzo conjunto de protección. Permite una protección eficaz del patrimonio cultural subacuático, respetando al mismo tiempo el derecho internacional del mar. Ofrece una solución a las deficiencias de la jurisdicción mediante la asistencia jurídica prestada por un Estado Parte de la Convención a otro.

La Convención de 2001 no modifica la jurisdicción del Estado ni las zonas marítimas. La Convención no define las zonas marítimas, distintas de la Zona fuera de la jurisdicción nacional. Por lo tanto, tampoco afecta a la soberanía nacional.

A través de este sistema de cooperación, la Convención de 2001 tiene una posición importante en el grupo de instrumentos jurídicos internacionales que funcionan más allá de las fronteras de los Estados y cumple con la tarea de proteger bienes de importancia para la humanidad dentro de un enfoque global. Establece expresamente que el Estado que coordina las medidas de protección en virtud de la Convención en aguas internacionales, lo hace para todos los Estados Partes y, en la Zona, incluso en beneficio de la humanidad.

El mecanismo proporcionado por la Convención de 2001 también puede ser un excelente ejemplo de otros esfuerzos para proteger bienes de importancia para la humanidad, como las áreas marinas naturales, de condición frágil, ubicadas en aguas internacionales.

Funcionamiento de la cooperación en aguas internacionales

Los Estados Partes utilizarán sus respectivas facultades jurídicas de conformidad con el Convenio de 2001 en un esfuerzo común para prevenir actividades indeseadas y regular las deseadas. El mecanismo en un panorama simplificado general estipula para las aguas internacionales (y sólo para estas) que: 

  1. Los Estados Partes tienen la obligación de exigir que sus nacionales y los buques que enarbolen su pabellón informen de sus descubrimientos y actividades previstas sobre el patrimonio cultural subacuático (informes);
  2. Los Estados Partes notifican a la UNESCO, y en la Zona también al Secretario General de la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos, dichos descubrimientos y actividades previstas (notificación);
  3. notificados a su vez por la UNESCO, los Estados Partes pueden entonces declarar su interés de ser consultados (declaración de interés);
  4. bajo la coordinación de un Estado Coordinador, los Estados Partes consultados deciden de común acuerdo las medidas a adoptar (consulta); y
  5. el Estado Coordinador adopta las medidas acordadas por todos los Estados consultantes (adopción de medidas).

Para regular este sistema, los redactores de la Convención optaron  por un reglamento por zona marítima respectiva. Comienzan con la zona contigua, luego regulan la ZEE y la plataforma continental y finalmente regulan la Zona.

Los detalles y formularios que se utilizarán para notificar los descubrimientos del patrimonio cultural subacuático en aguas internacionales, para las actividades planificadas relativas a las actividades y la declaración de interés a ser consultada, se encuentran disponibles en las Directrices Operacionales de la Convención  a continuación:

© C. Lund / UNESCO. Régimen de las diversas zonas marítimas según la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar

Relación con el Derecho del Mar

La Convención de 2001 de la UNESCO y la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (UNCLOS) regulan ambas cuestiones relativas al espacio oceánico. Por lo tanto, es importante comprender su relación.

Existe una relación complementaria entre estas convenciones, y ambas subrayan la obligación de proteger el patrimonio cultural subacuático. Si bien la UNCLOS se centra en cuestiones jurisdiccionales y económicas, la Convención de la UNESCO se centra únicamente en la protección del patrimonio.

La Convención de 2001 no regula ninguna cuestión que contradiga a la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar. Por consiguiente, la Convención de 2001 y la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar son plenamente compatibles y existe una obligación expresa de interpretar siempre el Convenio de 2001 de manera positiva, es decir, en consonancia con el Articulo 3 de la Convención del Derecho el Mar. Ambos son Convenios de las Naciones Unidas y, por lo tanto, forman parte de un cuerpo de instrumentos legales en armonía.

 Tenga en cuenta que la Convención de 2001 no contiene reglamentos que constituyan nuevas reclamaciones jurisdiccionales (por lo que no hay “jurisdicción insidiosa") Los enlaces a continuación contienen más información sobre la relación entre las dos Convenciones:

 

 

Principio de la página