Saqueo

Las monedas de Nuestra Señora de las Mercedes en las manos de un conservador (c) Ministerio Español de Cultura

Los equipos modernos y las herramientas tecnológicas facilitan la labor de la arqueología subacuática, pero también favorecen la tarea a los cazadores de tesoros. En la actualidad los saqueos también está teniendo lugar debajo del agua. Incluso los sitios localizados en las profunidades del océano han estado sujetas a la extracción no ética de objetos.

El saqueo es el robo, ilegal y sin autorización, de artefactos históricos de un sitio patrimonial. Por desgracia, es un fenómeno común cuando se trata de antiguos naufragios o depósitos de artefactos submarinos.

Hay varias comunidades que pueden estar envueltas en estas actividades, desde la caza ocasional y oportunista de recuerdos de los buceadores deportivos hasta las empresas especializadas en la búsqueda de tesoros. Este saqueo también suele profanar las fosas comunes conformadas por los tripulantes fallecidos durante el hundimiento.

La Convención de 2001 prevé medidas firmes para evitar el saqueo del patrimonio cultural subacuático. Abarcan desde medidas de protección directa de sitios hasta la interdicción de tráfico de artefactos saqueados, cierre de puertos, incautación, sanción y cooperación internacional en la investigación y persecución.

Todo Estado que intente proteger su patrimonio subacuático del saqueo tiene interés en ratificar la Convención.

Videop de las presentaciones de expertos sobre la protección de los sitios del patrimonio cultural subacuático (inglés)

Folleto sobre el saqueo (inglés)


Algunos casos recientes de saqueo:

Naufragio de Nuestra Señora de las Mercedes, España: la Mercedes tenía más de 200 personas a bordo cuando se hundió en 1804 en una batalla naval, provocando la guerra con España. Una empresa de caza de tesoros con sede en Florida encontró el naufragio en el estrecho de Gibraltar en 2007 y lo saqueó. Esto conllevó una batalla judicial tras la cual los tribunales de EE.UU. dictaminaron en 2012 que la empresa no tenía derecho a los objetos saqueados y la obligó a devolver las casi 600.000 monedas de oro y plata (17 toneladas) a España.


Mir Zakah Coin Find, Afganistán: Entre 1992 y 1995 se descubrió uno de los depósitos más grandes de monedas conocidos en la historia en el fondo de un pozo en Mir Zakah, ubicado en la provincia Pakhtia de Afganistán. Las lluvias torrenciales habían hecho que el pozo se desbordara. El depósito de monedas parece haber contenido más de cuatro toneladas de metal acuñado, cerca de 550.000 monedas de plata y bronce y 350 kilogramos de oro. Fue saqueado y exportado. La importancia especial del hallazgo radica en la información que da sobre los reyes bactrianos y en una representación de Alejandro el Grande sobre una de las monedas.


Desastres de la batalla de Jutlandia (WWI), Aguas internacionales: La Primera Guerra Mundial, los sitios de la ruina de Jutland, han sido explotados comercialmente por saqueadores, que recuperaron el metal y los artefactos, a pesar de que se encontraban en sepulcros de guerra. Recientes investigaciones arqueológicas de 22 naufragios de batalla de Jutland de la Primera Guerra Mundial han demostrado que hay evidencia de saqueo en al menos el 60% de los sitios, algunos de ellos históricos, pero algunos recientes, como en el HMS Queen Mary. Los naufragios de Jutlandia, británicos y alemanes, son un recordatorio significativo de la importancia de la paz.


Córcega Hoard / Lava Treasure, Francia: En octubre de 2010 Francia se apoderó de las monedas de oro romanas del siglo III A.D., así como una antigua placa de oro con un pedigrí que vincula el material con el tesoro de lava. El tesoro de lava, que consiste principalmente en antiguos materiales de oro romano, recibió su nombre porque el descubrimiento fue descubierto accidentalmente por los lugareños buceando en el Golfo de Lava Córcega hace unos 25 años. El lugar pronto fue saqueado. Una estrecha vigilancia del mercado numismático y artístico permitió finalmente descubrir el rastro del tesoro robado y recuperarlo a pesar de que había pasado mucho tiempo desde su saqueo.


Naufragio de Sao Idefonso, Madagascar: Navegando bajo bandera portuguesa, el Sao Idefonso se hundió en 1527 al sur de la isla de Madagascar en el arrecife Etoile. Una misión de investigación atestiguó la presencia del naufragio en el sitio, y observó muchos artefactos, lingotes de cobre y armas de fuego. El Sao Idefonso y su carga sumergida fueron sin embargo saqueados pronto por los locales. No queda nada del naufragio in situ.


Esqueleto de Yucatán, México: Un esqueleto antiguo particularmente importante desapareció en 2012 de un cenote (una cueva carst inundada) en la Península de Yucatán, México. El joven de Hol Chan II, el esqueleto de 10.000 años de antigüedad, fue descubierto en 2010 en el mismo lugar que en 2006 había descubierto previamente otro esqueleto de 10.000 años de edad, el hombre joven de Chan Hol. El esqueleto es importante porque las investigaciones en el hallazgo 2006, el hombre joven de Chan Hol, sugirieron un linaje compartido con los indonesios y los asiáticos del sur. Esto contrasta con la hipótesis común de que las primeras personas colonizadoras de América del Norte y del Sur migraron de Asia a América del Norte a través de un puente terrestre que conecta Siberia y Alaska.

Principio de la página