Cavernas sumergidas y pozos

El patrimonio cultural subacuático también comprende objetos y vestigios de la actividad humana preservados en cavernas sumergidas que o bien siempre han estado bajo el agua o bien quedaron inundadas a causa de un aumento del nivel del mar.

Éstos son algunos ejemplos:

- la Cueva de Cosquer (Francia), cuya entrada se encuentra a 37 metros de profundidad y en cuyo interior se han hallado pinturas y grabados realizados entre  27.000 y 19.000 años. Aunque la entrada de la cueva está sumergida, las pinturas se encuentran por encima del agua;

- el cenote de Chichen Itza en México (cueva kárstica abierta en la roca calcárea por las aguas subterráneas). Este cenote se utilizaba exclusivamente para la realización de ceremonias y sacrificios, por lo cual se han encontrado restos de sacrificios humanos.