Restos de explotación marítima, trampas y vallas de pesca, puertos

Desde la antigüedad, la Humanidad ha vivido cerca de los ríos, los lagos y el mar, tal y como demuestran los restos de puentes, puertos e instalaciones pesqueras que se han encontrado.

Puertos

Existe un gran número de puertos de una antigüedad considerable; algunos siguen en funcionamiento, pero otros han sido abandonados o incluso olvidados. Sin embargo, en estos casos, los diques, las protecciones y los edificios relacionados con el puerto nos pueden dar una idea de su tamaño. Además, tanto en estos puertos como en sus proximidades se suelen encontrar pecios de navíos.

 

A continuación figuran algunos ejemplos de estructuras portuarias sumergidas:

  • Hedeby (Alemania), donde se conservan restos de un puerto comercial vikingo destruido en el año 1050 d.C.; 
  • restos de los antiguos puertos de Ostia cerca de Roma y de Portus Iulius, en la bahía de Nápoles (Italia); 
  • restos de un enorme puerto bizantino del siglo 4 d.C. en el sitio de Yenikapi en Estambul. Estos vestigios comprenden el asentamiento más antiguo y la primera muralla de la ciudad y, como mínimo, 22 pecios de navíos, incluida la primera galera bizantina que se ha encontrado; 
  • restos en buen estado de conservación de un pequeño puerto romano en una bahía de la isla de Brioni (Croacia);
  • vestigios del puerto de Cesarea (Israel), fundado por el rey Herodes en el año 22 a.C. y que en la actualidad se aprovecha como parque de submarinismo;
  • restos de la base naval fenicia de Cartago que datan del año 814 a.C., situados cerca de Túnez (Túnez), y
  • restos del puerto fenicio de Tiro (Líbano).

Puentes y otras construcciones

En el fondo de los ríos y los lagos aún se pueden encontrar restos de puentes y construcciones relacionadas con el agua.

Éstos son algunos ejemplos:

  • el puente más antiguo tendido sobre el río Támesis (Inglaterra), que data del 1400-1300 a.C.; 
  • un puente de madera de 120 m de longitud sobre el río Shannon (Irlanda), que data del año 804 a.C.;
  • una fortificación marítima del siglo XVIII descubierta en la bahía de Tallin (Estonia); 
  • un puente sumergido situado a 49 m de profundidad en el lago Murray (Carolina del Sur, Estados Unidos).

Trampas y vallas de pesca

Algunos pueblos antiguos preparaban trampas para peces, cuyos vestigios se han conservado hasta la actualidad y que forman parte de la tecnología más antigua del mundo. Las trampas para peces adoptan varias formas, desde piscinas de roca artificial formadas por muros de piedra bajos construidos con guijarros de playa, hasta estructuras complejas de muros de piedra de cientos de metros de longitud. A veces, las trampas se construían utilizando estacas de madera envueltas con plantas y colocadas en medio de un arroyo, en un estuario o cerca de la costa. En general, se atraía a los peces hacia la trampa, donde eran capturados.

Éstos son algunos de los lugares donde se han encontrado trampas para peces y viveros de almejas:

  • la costa suroeste del Cabo (Sudáfrica);
  • la bahía de Caernarvon, el norte de Gales y Dinamarca (trampas para peces de la Edad de Piedra); 
  • las Islas del Pacífico y Hawai (donde estas antiguas trampas se consideran sagradas);
  • Canadá (preparadas por tribus indígenas aproximadamente en 7500-3500 a.C.); 
  • Australia (trampas para peces preparadas por los aborígenes en el lago Condah y el río Darling).

Instrumentos técnicos

En el fondo del mar también se han encontrado vestigios del desarrollo de la navegación, de técnicas y de la comprensión del Universo por parte de los seres humanos. Aunque los restos de mecanismos complejos encontrados son más bien escasos, se trata de piezas de gran importancia:

  • En distintos pecios de navíos se han encontrado astrolabios, es decir, instrumentos astronómicos que se utilizaban para determinar y predecir la posición del Sol, la Luna y las estrellas, además de para establecer la hora a partir de la latitud en la que se encontraban ubicados.
  • El misterioso mecanismo de Anticitera, que fue encontrado en el pecio de un navío en la costa griega. Está considerado el ordenador analógico más antiguo conocido del mundo, y consiste en una compleja calculadora científica elaborada alrededor del año 100 a.C. Se supone que se utilizaba para calcular la posición de los astros y los eclipses solares y lunares.

Se ha descubierto el famoso palacio de Ptolomeo habitado por Cleopatra VII, así como el antiguo faro de los Faraones ...   Más información