Cooperación internacional (Norma 8)

© Department of Underwater Archaeology of Croatia
Estatua de Apoxiomeno conservada in situ, Croacia. Las estatuas de bronce romanas de tamaño real son muy raras. En total se han recuperado una veintena y muy pocas son originales. Las copias son mucho más comunes en piedra, lo que constituye otra particularidad de este Apoxiomeno de bronce, que posiblemente sea una copia del siglo IV a. C. No se ha encontrado ningún rastro de la embarcación donde debía de transportarse, aunque se cree que procede de un navío naufragado entre el siglo I a. C. y el I d. C. La estatua representa a un atleta limpiándose de aceite, un tema tradicional de la escultura votiva de la Antigua Grecia que se conoce como Apoxiomeno. El Apoxiomeno de Croacia se descubrió por casualidad en 1997 en las aguas del islote de Vela Orjula, junto a la isla de Veli Lošinj. Para izarla hasta la superficie el Departamento de Patrimonio Arqueológico de la Dirección de Protección del Patrimonio Cultural del Ministerio de Cultura contó con la asistencia de buzos del cuerpo especial de la policía y con la colaboración de GRASP (Grupo de Investigación Arqueológica Submarina Posmedieval) y OML (Oxford Maritime Ltd.). La extracción de la estatua, que yacía a 45 metros de profundidad, se complicó aún más cuando se supo que estaba dañada: la cabeza se encontraba prácticamente separada del cuerpo y tenía varias grietas bajo la rodilla izquierda y en el hombro derecho. A pesar de ello, consiguieron sacarla a flote sin que sufriera más daños. La estatua se conserva intacta y sólo le falta el dedo meñique de la mano izquierda. Cuando se recuperó estaba recubierta de una gruesa capa de concreciones y parcialmente rellena de arena y sedimentos. La labor de conservación y restauración se llevó a cabo en el Instituto Croata de Conservación de Zagreb. La primera fase consistió en la desalinización. Luego se eliminaron mecánicamente las concreciones, (un trabajo de tres años) y se repararon las fracturas y las grietas. En su interior se montó un soporte para que se mantuviera derecha. La estatua del Apoxiomeno croata se encuentra sin duda entre los hallazgos arqueológicos más espectaculares del Mar Adriático. El Apoxiomeno más conocido es obra de Lisipo, que lo esculpió a finales del siglo IV a. C. Las estatuas de atletas se vinculaban a victorias en los Juegos Olímpicos y se realizaban a modo de ofrenda a los dioses y testimonio del orgullo y la gloria que el ganador traía a su ciudad. Además de esculpirse a modo de estatua, el Apoxiomeno se ha representado en lápidas, bajorrelieves, joyas y estatuillas. La copia croata es muy similar al Apoxiomeno descubierto en 1896 y conservado en Viena, que se considera una estatua original.

Como norma general se alentará la cooperación internacional. El patrimonio cultural subacuático es, de entre todos, el de carácter más internacional, pero su protección y gestión, incluida la gestión de las actividades dirigidas al mismo, está en manos de Estados particulares y de las autoridades competentes de las que cada uno de ellos dispone para ocuparse de este tema. Sin embargo, los Estados que ratifican la Convención de 2001 se comprometen a actuar de forma responsable no sólo en su propio nombre sino también en el del resto de Estados Partes. Esa es, de hecho, la condición indispensable que los capacita para actuar como un solo Estado coordinado en zonas marítimas como son la zona económica exclusiva, la plataforma continental o la Zona (Artículos 10 y 12 de la Convención).

Al margen de que cada Estado contribuya así a un objetivo más amplio, la cooperación internacional es el camino a seguir. El valor del patrimonio no se circunscribe a ningún colectivo o país en concreto, aunque algún colectivo o país pueda tener más intereses en juego. Vínculos verificables los hay en todas partes, puesto que el patrimonio es el resultado de la compleja e intrincada historia de la humanidad.

La cooperación es especialmente positiva para la investigación y el intercambio de conocimiento. Así, de entre todos los ámbitos de cooperación, la Norma 8 alude particularmente a la colaboración entre arqueólogos y otros profesionales del ámbito.

Se puede contribuir a la cooperación internacional mediante la participación en las Reuniones de Estados Partes de la Convención de 2001, en su Consejo Consultivo Científico y Técnico o en las reuniones regionales y los programas de formación de la UNESCO. Otra forma de fomentar la cooperación es involucrar a profesionales de organismos como el ICOMOS y su comité científico internacional ICOMOS – ICUCH, y otras organizaciones que se dedican al patrimonio cultural subacuático y ayudan a establecer normas de calidad, como el Consejo Consultivo sobre Arqueología Subacuática – Sociedad de Arqueología Histórica (ACUA-SHA), el Instituto de Arqueología Marítima de Australasia (AIMA), la Sociedad Alemana para la Promoción de la Arqueología Subacuática (DEGUWA), el Comité Mixto de Política Arqueológica Náutica (JNAPC) de Inglaterra o la Nautical Archaeology Society (NAS), dependiendo de la región.

Secciones:

Mostrar / Ocultar

fold faq

Cooperación en investigación

En el campo de la arqueología subacuática, donde el número de profesionales cualificados sigue siendo escaso y muchos yacimientos precisan de una gestión e investigación a escala internacional, es aconsejable elaborar programas de investigación regionales o multinacionales que establezcan prioridades para proyectos de investigación conjunta. Estos programas de investigación podrían comparar los distintos asentamientos y usos prehistóricos de las plataformas continentales sumergidas de distintas regiones, por ejemplo. Podrían suministrar pruebas sobre la navegación primitiva que cambió la demografía mundial. Podrían estudiar las rutas de navegación que establecieron puntos de contacto entre diferentes regiones a través de uno o más mares en un periodo concreto de la Antigüedad. O podrían centrarse en la evolución de una clase específica de embarcaciones, ya sean barcos de casco múltiple del Pacífico, balleneros, praos de Macasar, dhows árabes, juncos chinos, mercantes de la VOC, galeones españoles, clípers americanos, barcos para el transporte de tropas, de esclavos, de colonos, de trabajadores conscriptos o de inmigrantes, sumergibles tripulados por un solo hombre, acorazados o cualquier otra clase de navío. El diseño de esta clase de programas de investigación global precisará la colaboración de investigadores de los Estados de procedencia de las naves, de los Estados de paso, de destino y de aquellos en cuyas costas naufragaron. Tales proyectos de investigación serían una buena base sobre la que cimentar la investigación y la cooperación internacional futuras.

 

fold faq

Socios y campos de cooperación

 La Convención se basa en la cooperación internacional.

Alienta la cooperación a todos los niveles entre:

  • los Estados Partes,
  • sus autoridades competentes,
  • sus expertos,
  • profesionales,
  • buceadores y otras partes interesadas, e
  • investigadores internacionales.

Ámbitos específicos de esta cooperación son:

  • la propia Convención y sus Directrices Operativas,
  • la gestión de los yacimientos con múltiples vínculos verificables,
  • la gestión de los yacimientos en aguas internacionales,
  • el intercambio de conocimiento especializado,
  • la formación,
  • la creación de programas y proyectos conjuntos de investigación.

Las organizaciones profesionales y no gubernamentales conforman la red de cooperación en el ámbito estatal y proporcionan una base para la cooperación en otros ámbitos. Entre ellas destacan: 

  • ICOMOS – ICUCH, asociación de carácter internacional cuyo cometido es asesorar en temas de normativa en todo el mundo;
  • ACUA-SHA, que se centra en la arqueología histórica del Nuevo Mundo y el asesoramiento mundial en materia de normativa;
    las universidades que colaboran en programas de formación internacionales;
  • NAS, asociación cuyo cometido es informar y concienciar a la comunidad del buceo;
  • AIMA, que se centra en la región de Australasia;
  • Otras entidades organizadoras de congresos internacionales de arqueología, como IKUWA e ISBSA;
  • Muchas otras organizaciones regionales de este ámbito.
Principio de la página