Conservación de los archivos del proyecto

© C. Doyal
Petroglifo de un mastodonte en Grand Traverse Bay, Míchigan, Estados Unidos.

Las actividades dirigidas al patrimonio cultural subacuático se traducirán en documentación sobre las observaciones y, por lo general, sobre las muestras y los hallazgos. Los archivos del proyecto se componen de esta colección de registros y hallazgos. Como el patrimonio es de interés público, tanto la documentación como los objetos descubiertos se consideran también de dominio público. Es responsabilidad del proyecto y de su director garantizar que los archivos cumplen su cometido social tras la conclusión del proyecto. Deben conservarse juntos y no dispersarse. Por otra parte, es esencial que los archivos –tanto la documentación como los hallazgos– estén a disposición de futuros investigadores, que así podrán reevaluar las pruebas mediante nuevas técnicas o a la luz de información contextual adicional o nuevos datos obtenidos de otros yacimientos. No debe excluirse ningún material, pues lo que hoy parece banal puede ser importante en el futuro. Estos requisitos son tan válidos para el patrimonio cultural subacuático como para los yacimientos arqueológicos terrestres. La gestión de colecciones arqueológicas es una labor de muy larga historia, y con el tiempo se han ido elaborando normas internacionales que deben observarse. La conservación de los archivos del proyecto se regula en las Normas 32, 33 y 34.

Los temas tratados en este capítulo son:

Principio de la página