13.06.2013 -

En la Asamblea General de las Naciones Unidas, protagonismo de la cultura en la agenda para el desarrollo después de 2015

© UNESCO/Eliot Minchenberg -UNESCO Director-General, Irina Bokova, speaking at the UN General Assembly High-Level Thematic Debate on Culture and Development, June 2013.

El Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, la Administradora del PNUD, Helen Clark, y ministros de relaciones exteriores, educación y cultura propugnaron la integración de la cultura en la agenda mundial para el desarrollo después de 2015 en el curso del debate temático organizado por iniciativa del Presidente del sexagésimo séptimo periodo de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas, Sr. Vuk Jeremic.

“A la hora de definir una nueva agenda mundial para después de 2015, debemos reconocer plenamente el poder que encierra la cultura. Sin ella no hay sociedad que prospere, sin ella no puede haber desarrollo sostenible”, declaró la Directora General Irina Bokova.

Ante un público de unas 250 personas, Irina Bokova preconizó la integración de la cultura en la agenda mundial para el desarrollo después de 2015, señalando que ese fue uno de los grandes olvidos de los Objetivos de Desarrollo del Milenio formulados en 2000. Los ministros se fueron sucediendo para subrayar hasta qué punto habían cambiado las cosas desde entonces y demostrar con ejemplos de sus respectivos países la influencia de la cultura en el crecimiento económico, la inclusión social, la igualdad y el desarrollo sostenible.

Las experiencias a que se refirieron ministros y altos funcionarios de los gobiernos de la Argentina, Bangladesh, Benin, el Brasil, Cabo Verde, El Salvador, España, Filipinas, Guyana, Jamaica, Marruecos, el Paraguay, Sudáfrica y Trinidad y Tobago ilustraban el poder de la cultura como factor de cambio y motor del desarrollo en ámbitos muy diversos: industrias culturales; infraestructuras; turismo; patrimonio cultural; mantenimiento de las tradiciones orales; preservación de las lenguas; lucha contra la violencia juvenil; desarrollo de la educación artística y la innovación; apoyo al pensamiento crítico y creativo; o fomento de la coexistencia pacífica en sociedades cada vez más multiculturales y en los procesos de unidad nacional.

El debate en la Asamblea General de las Naciones Unidas estuvo seguido por una reunión ministerial oficiosa dedicada a una serie de temas prioritarios específicos que merecen ser tratados en las deliberaciones de alto nivel por venir, que desembocarán en la definición de los objetivos de desarrollo sostenible.

Ese mismo día la Directora General mantuvo un encuentro con el Grupo de Trabajo Abierto sobre los objetivos de desarrollo sostenible con ocasión de un desayuno de trabajo organizado por el Representante Permanente de Hungría ante las Naciones Unidas, copresidente de dicho Grupo de Trabajo, para reflexionar sobre los principales objetivos en materia de educación y cultura. Los miembros se refirieron al “marco para acelerar el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio” del PNUD en relación con la Educación para Todos, subrayando al mismo tiempo que era preciso integrar la educación de calidad y prestar la debida atención a los resultados del aprendizaje. Además, acordaron establecer un grupo de acción encargado de definir medios para que en la agenda mundial para el desarrollo se tenga en cuenta la cultura como vector de la sostenibilidad.

“Ahora, en el momento de hacer un último y gran esfuerzo y definir los perfiles de una agenda para el desarrollo después de 2015, no basta con fijar objetivos mundiales para todos: hay que adaptarlos a cada contexto. Muchos programas de desarrollo bienintencionados han fracasado porque no tenían en cuenta el contexto cultural. Tenemos que encontrar nuevos modelos de participación, y la cultura reviste la máxima prioridad en este empeño”, concluyó el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, en su discurso ante la Asamblea General.




<- Atrás, a la lista de noticias
Principio de la página