Las escuelas reviven la historia de la esclavitud

“Aprender del pasado, comprender el presente, construir juntos el futuro” es el nombre de un proyecto de investigación que llevan a cabo los alumnos de tres centros escolares afiliados a la Red del Plan de Escuelas Asociadas de la UNESCO (Red PEA) de Cuba, Gambia y España, con el fin de conmemorar la Trata de transatlántica de esclavos, mediante el uso de dispositivos de Internet para publicar blogs e intercambiar ficheros.

Los estudiantes realizaron una amplia labor de investigación e intercambio acerca de la historia y las consecuencias de la trata esclavista, durante la cual intercambiaron documentos, videos y textos por conducto de Internet, de enero a diciembre del año 2011, periodo en que, por iniciativa de la UNESCO, se conmemoró el Año Internacional de los Afrodescendientes.

Las tres escuelas (el “Instituto Luis Seoane” de Pontevedra (España), la “Escuela Secundaria Superior Nusrat” (Gambia) y el “Instituto Che Guevara” de Santa Clara (Cuba)) siguen colaborando actualmente en el marco del Proyecto Educativo sobre la Trata Transatlántica de Esclavos de la Red PEA.
Dos aspectos de la Trata esclavista recibieron especial atención: cómo los esclavos mantuvieron viva su cultura en el nuevo contexto extranjero y de qué manera evolucionaron las funciones características de cada sexo en esas comunidades.

Tanto la importante contribución de la cultura africana a las sociedades latinoamericanas como la perspectiva de género en ese contexto han sido objeto de estudio en fechas recientes. Las investigaciones indican que las mujeres fueron depositarias del conocimiento y la cultura en las comunidades de esclavos africanos. El enfoque transversal que usaron los estudiantes se aplicó también a los estudios acerca de las modalidades actuales de la esclavitud, en particular al tráfico de seres humanos y a la situación de las mujeres.

Los sitios de conmemoración en cada “extremo” del triángulo de la Trata transatlántica de esclavos fueron un tema central de los intercambios, ya que constituyen un vínculo concreto entre el pasado y el presente. Se establecieron conexiones entre la Casa de Contratación de Sevilla, donde se hallaba el registro de los barcos que zarpaban hacia las colonias y regresaban de ellas, un fuerte en la isla James, en Gambia, que hasta 1820 se usó como punto de acopio de esclavos, y el central “Marcelo Salado Lastra”, en Cuba, que en los siglos XVIII y XIX fue un importante ingenio azucarero.

Entre 1492 y 1870, más de un millón de esclavos fueron capturados en África y conducidos a América Central y del Sur, en el marco del comercio triangular. Ese enorme desplazamiento de población y sus consecuencias fueron el telón de fondo de este proyecto educativo, que conjugó las perspectivas de los tres vértices del triángulo transatlántico.

Los alumnos se sintieron motivados por “el deber de defender la memoria histórica… y fomentar el conocimiento acerca de la Trata transatlántica, en tanto que tragedia humana y por el racismo que trajo consigo”, según reza el enunciado del proyecto, coherente con los valores de la Red PEA y la UNESCO: la defensa de los derechos humanos y la importancia de la cooperación internacional.

La tarea de abordar temas tan difíciles como enriquecedores a temprana
edad es un aspecto esencial de la educación relativa a la conmemoración de la Trata transatlántica de esclavos. Por medio de su trabajo, estos alumnos han demostrado que el respeto mutuo y la coexistencia pacífica entre pueblos y culturas pueden hacerse realidad, no sólo entre diferentes países, sino también entre tres continentes.

Otros proyectos similares se han ejecutado en el mundo entero: el festival “Celebremos al África” y el proyecto “Conectarse con su propia historia” fueron realizados por estudiantes de secundaria de Barbados, y varias escuelas de Francia y Noruega organizaron un concurso internacional de redacción e ilustración en el que los participantes enviaron trabajos en inglés, francés, alemán, noruego y español.

Principio de la página