Combatir la islamofobia en las escuelas

© UNESCO/Paul Highnam

© UNESCO/Paul Highnam

¿De qué manera pueden las escuelas promover la tolerancia y el respetomutuo en las sociedades de hoy, cada vez más diversas y mundializadas? Pedagogos y responsables de formular políticas educativas de varios países europeos y Estados Unidos de América se congregarán el 5 de noviembre en la Sede de la UNESCO en París, para examinar el tema, en el marco de una reunión titulada “Globalization, diversity and social cohesion in educational settings” [La mundialización, la diversidad y la cohesión social en los contextos educativos].

La elaboración de nuevas formas de convivencia en una era de diversidad comienza en los pupitres de la escuela, como señaló el mes pasado en Nueva York la Directora General de la UNESCO, la Sra. Irina Bokova, al hablar sobre la educación relativa a los derechos humanos. “Mediante la educación, podemos enseñar a los niños a no odiar, desde la más tierna edad. Mediante la educación, podemos educar en la tolerancia a los dirigentes de mañana. Mediante la educación, podemos establecer una cultura de paz duradera”.

Auspiciada conjuntamente por la UNESCO, la Organización de Seguridad yCooperación en Europa (OSCE) y el Consejo de Europa, la reunión de noviembre será la segunda de una serie de tres sobre temas conexos. La primera, que se llevó a cabo en Viena en septiembre pasado, se centró específicamente en cómo contrarrestar por medio de la educación la intolerancia contra los musulmanes en las sociedades en transición. En la tercera y última de las reuniones, prevista para finales de este año, se examinará el fomento de la tolerancia y la comprensión mutuas en contextos educativos multiculturales.

Un aula de una escuela primaria en Bagmati, Nepal

© UNESCO/René Edde

Los debates girarán en torno al tema “Cómo abordar la islamofobia mediante la educación”, un conjunto de directrices que la UNESCO elaboró en colaboración con sus asociados. El propósito de esta publicación consiste en ayudar a los educadores a detectar las manifestaciones de intolerancia y discriminación contra los musulmanes que ocurren en las escuelas y ofrecer sugerencias sobre cómo evitarlas y responder a esas situaciones. Tal como se explica en la introducción: “ 'La guerra contra el terror', la crisis económica mundial, la ansiedad acerca de la identidad nacional y las dificultades para hacer frente a la creciente diversidad de numerosas sociedades, han hecho aumentar el resentimiento contra los musulmanes y el islam, un fenómeno que a veces se nutre del lenguaje intolerante que aparece en los medios de comunicación y las declaraciones políticas”.

En la publicación se afirma que, como resultado de lo anterior, la islamofobia influye negativamente “no sólo en los jóvenes, sino también en sus padres, profesores y otros miembros del personal docente. Este hecho constituye un nuevo desafío para los educadores. Aunque no es posible esperar que los docentes solucionen el problema de las tensiones políticas y sociales que existen entre las comunidades, sí deben desempeñar una función primordial en la formación de las actitudes y la conducta de los jóvenes”.

© UNESCO/ASPnet/Galentro Alexandra

El fomento de la comprensión mutua y el respeto de la diversidad, junto con el rechazo de toda forma de intolerancia y discriminación, son asuntos que atañen fundamentalmente a la paz. Las actitudes y tensiones que desembocan en conflictos entre las comunidades suelen estar profundamente arraigadas en estereotipos e ideas erróneas. Uno de los retos más urgentes del mundo contemporáneo es el de promover el conocimiento y la comprensión de las diferentes culturas. La Constitución de la UNESCO proclama que puesto que las guerras comienzan en la mente de los seres humanos, es allí donde deben erigirse los baluartes de la paz. La educación proporciona el plano y los bloques para construir esas defensas.

Al promover los valores comunes y fomentar nuevas modalidades de ciudadanía mundial, la educación protege la dignidad de todos, sin distinción de sexo, origen o identidad nacional, étnica o religiosa. Este es el objetivo de la iniciativa “Enseñar el respeto para todos”,que la UNESCO, en colaboración con Brasil y Estados Unidos, presentó en enero de 2012, con miras a crear material didáctico y planes de estudio para combatir el racismo. Es también la razón por la que laUNESCO coordina la promoción de la educación relativa al Holocausto, un punto de partida conmovedor para iniciar la educación relativa a los derechos humanos, que abarca también la experiencia derivada de los genocidios más recientes.  Este es el espíritu que late en los esfuerzos que la UNESCO lleva a cabo para erradicar de los manuales escolares del mundo entero los estereotipos que conducen a la desigualdad, la violación de los derechos y, en algunos casos, a la violencia. En tanto que copartícipe en la campaña de las Naciones Unidas “La educación primero”, la UNESCO hará cuanto sea necesario para encauzar su energía en la tarea de fortalecer la función de la educación como vector de paz e insuflar vida a los valores compartidos.

Principio de la página