La igualdad de género, el VIH y la educación

©UN PHOTO 157981 00PN ISAAC

La desigualdad entre los sexos no sólo incide en el acceso a la enseñanza, sino que también aumenta la vulnerabilidad ante el VIH. La función que el sector de la educación puede desempeñar con el fin de cambiar esta tendencia es objeto de examen en una nueva publicación de la UNESCO, titulada Gender Equality, HIV and Education [La igualdad de género, el VIH y la educación], un folleto de la colección dedicada a las políticas y prácticas educativas idóneas en materia de VIH y salud.  

En esta nueva publicación se insiste en que el tratamiento de estos asuntos es esencial para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), en particular los relativos a la enseñanza primaria y la promoción de la igualdad de género, así como otros compromisos internacionales en materia de educación, derechos humanos, igualdad y justicia social.  

Al abordar temas relativos a la igualdad de género, la pobreza, la función de la enseñanza, la participación de la comunidad en las cuestiones educativas y el liderazgo de los jóvenes, el folleto trata de poner de relieve las experiencias, los enfoques innovadores y las enseñanzas adquiridas, con miras a incidir en los programas y las políticas del porvenir.

Mejorar el acceso a la educación

En el texto se hace hincapié en las prácticas idóneas que permiten aumentar el acceso de las niñas a la educación y su tasa de retención escolar, entre otras, las medidas estructurales tales como las transferencias en efectivo. Este tipo de medidas también pueden repercutir positivamente en la prevención del VIH entre las niñas, al ofrecer beneficios más importantes de lo que antes se creía. La pobreza no es el único factor que limita las oportunidades de recibir instrucción escolar; entre otros obstáculos cabe mencionar los factores culturales, el contexto escolar, el acoso sexual y la violencia de género. Esos mismos factores ejercen una influencia decisiva en el riesgo de contraer el VIH y la vulnerabilidad al virus.

Un contexto de aprendizaje seguro y un contenido pedagógico adecuado

© 2011 Lutheran World Relief, Courtesy of Photoshare

Los autores ponen de relieve la necesidad de que en los planes de estudio figuren contenidos de calidad sobre el tema del VIH y el género, así como la importancia de un contexto escolar seguro para las niñas. El hecho de que en la escuela las niñas y los niños asimilen actitudes, funciones sociales, expectativas y conductas sexuadas, significa que el contexto escolar puede ser tanto un vector de cambio como un elemento que refuerce las normas vigentes en lo tocante al género.

La educación de amplio espectro relativa a la sexualidad es un instrumento de probada eficacia para prevenir el VIH y abordar las normas culturales relativas al género. La publicación contiene varios ejemplos orientados  mejorar la calidad de la enseñanza relativa a la sexualidad y el contexto escolar. 

El folleto señala también que la acción urgente encaminada a reducir las desigualdades vigentes en materia de salud y educación puede influir sobre la igualdad de género y el VIH. La educación debe desempeñar una función decisiva al romper esquemas que se han transmitido durante muchas generaciones. Además de las soluciones inmediatas, las inversiones a largo plazo en los contenidos pedagógicos y el contexto escolar serán más eficaces si se realizan de manera concertada.

 

Principio de la página