31.10.2013 - ODG

La Directora General debate en Doha sobre los desafíos de la educación en contextos extremos

Un año después de la puesta en marcha de la iniciativa “Educar a un niño” de su alteza la Jequesa Moza bint Nasser, la Directora General de la UNESCO, Irina Bokova, se sumó a los principales socios de la Cumbre Mundial de Innovación para la Educación (WISE) en Doha (Qatar) el 30 de octubre para hacer balance de los conseguido hasta la fecha y seleccionar las prioridades para alcanzar la educación primaria universal de aquí a 2015.

El debate plenario, que llevaba por título “La educación en contextos extremos”, reunió a su alteza la Jequesa Moza, al Enviado Especial de las Naciones Unidas para la Educación Mundial, Gordon Brown, el Director Ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Antonio Guterres, el Comisionado General de la UNRWA, Filippo Grandi, el secretario de estado del Ministerio de Cooperación y Desarrollo Económico del gobierno federal de Alemania, Hans Jurgen Beerfeltz, y la Directora General de la UNESCO.

Los debates se centraron en la movilización de recursos, la protección de la educación en situaciones de emergencia y la necesidad de tener en cuenta la diversidad lingüística y cultural para lograr llegar hasta los niños que viven en la marginalidad.

Su alteza la Jequesa Moza subrayó el éxito de los enfoques multisectoriales y la necesidad de ser aún más sensibles respecto a las diferentes identidades culturales.

“Tenemos que hacer que el compromiso con la educación se corresponda también con el compromiso cultural, tenemos que asegurar que el patrimonio cultural de los alumnos no se pierda”.  

Al centrar la atención sobre los millares de lenguas en peligro de desaparición en el mundo, la Directora General destacó los probados beneficios que tiene el que la educación primaria se haga en la lengua materna de los alumnos. “La sensibilidad respecto a la diversidad cultural y lingüística es una manera de llegar a los grupos marginados y tiene que ser parte del plan de acción de la educación después de 2015”, señaló Bokova.

Al ser preguntada sobre la persistente falta de datos sobre los grupos de niños a los que no se consigue llegar, la Directora General apuntó a la importancia de que los gobiernos se autoevalúen en el periodo previo a 2015 para que se puedan establecer las políticas más correctas, insistiendo a su vez en que los gobiernos son los responsables de la educación.

 




<- Atrás, a la lista de noticias
Principio de la página