09.11.2016 - Education Sector

La comunidad internacional pide a la UNESCO que coordine los esfuerzos en pro de un mundo alfabetizado para todos

© UNGA

El 3 de noviembre, en Nueva York, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó por consenso su resolución sobre la alfabetización, titulada `La alfabetización, un factor vital: establecer prioridades para el futuro’ (A/C3/71/L9/Rev1).

Auspiciada por 101 Estados Miembros, la resolución de las Naciones Unidas sobre alfabetización fue un esfuerzo con miras a prolongar el legado del Decenio de las Naciones Unidas de la Alfabetización (UNLD, por sus siglas en inglés), con el propósito, a escala mundial, de “asegurar que, de aquí a 2030 todos los jóvenes y una proporción considerable de los adultos, estén alfabetizados y tengan nociones elementales de aritmética”.

En la resolución se reconoce la importancia de alcanzar la alfabetización en las sociedades y economías del siglo XXI y de promover la enseñanza y el aprendizaje para todos a lo largo de toda la vida en el mundo entero.

Al presentar la resolución, el representante de Mongolia describió a la UNESCO como la encargada de desempeñar “(…) una función catalítica y de coordinación en apoyo de los esfuerzos que los Estados Miembros realizan para crear un mundo más alfabetizado”.

La comunidad internacional pidió a la UNESCO que siga desempeñando sus funciones de coordinadora y catalizadora en el ámbito de la educación y la promoción de la alfabetización, mediante la Alianza Mundial para la Alfabetización (GAL), Alianza Mundial de la UNESCO para la Educación de las Niñas y Mujeres y la Red Mundial de Ciudades del Aprendizaje de la UNESCO (GNLC).

En la resolución también se pide a los gobiernos que amplíen los programas de alfabetización y reconozcan que la alfabetización es el cimiento del aprendizaje a lo largo de toda la vida y que es preciso aplicar programas y medidas nacionales de manera constante y equitativa con el fin de satisfacer mediante la innovación las diversas necesidades de aprendizaje, así como la función de la tecnología, las asociaciones y los enfoques transversales.

Persiste la brecha de género en la educación

En la resolución se expresa una honda preocupación por los 758 millones de adultos que en el mundo entero carecen de competencias básicas de alfabetización y los 124 millones de niños sin escolarizar, en particular las niñas y mujeres y las comunidades rurales.

La brecha de género, que persiste y que hace que casi dos tercios de los analfabetos del mundo sean mujeres, hizo que en la resolución se evocara la Conferencia Internacional sobre Alfabetización y Educación de las Niñas y Mujeres, y se afirmara que la realización del derecho a la educación, en particular para las niñas, contribuye a la promoción de los derechos humanos, la igualdad de género, el desarrollo y la reducción de la pobreza.

Otros motivos de preocupación fueron la interrupción de las prestaciones educativas en casos de urgencia humanitaria y los bajos índices de alfabetización entre los niños y adultos con discapacidad. 

Para afrontar estos retos, la Asamblea General reconoció la necesidad de realizar inversiones considerables y de usar de manera inteligente las alianzas estratégicas con miras a mejorar la calidad de la educación, y se refirió a las recomendaciones de la Comisión internacional sobre financiación de las oportunidades educativas en el mundo.

El Secretario General de las Naciones Unidas, en colaboración con la Directora General de la UNESCO, presentará un informe sobre la aplicación de esta resolución en el 73º periodo de sesiones de la Asamblea General.




<- Atrás, a la lista de noticias
Principio de la página