17.05.2011 -

Entrevista con Edem Adubra, Jefe de la Sección de Políticas y Formación relativas a los Docentes de la UNESCO

¿Qué estrategia ha preparado la UNESCO en relación con los docentes?  

Dicho en pocas palabras, la estrategia prevista consta de un  instrumento de planificación y una hoja de ruta para nuestras actividades futuras en lo tocante a los docentes.

En 1966, la Organización Internacional del Trabajo y la UNESCO publicaron la  Recomendación relativa a la Condición del Personal Docente. Posteriormente, en 1997, la UNESCO promulgó la Recomendación relativa a la Condición del Personal Docente de la Enseñanza Superior. Estos instrumentos normativos proporcionaron un marco para orientar a los países y a los copartícipes en las labores educativas en lo relativo a las funciones y responsabilidades de los docentes y sobre cómo abordarlas. Pero con la ampliación del acceso a la educación en los últimos años, es preciso contratar a un número cada vez mayor de maestros.

Es necesario desarrollar políticas y programas de formación, contratación, distribución, capacitación profesional y condiciones de vida y trabajo de los docentes. Esas políticas deben ajustarse al contexto nacional y mundial, caracterizado por los nuevos conocimientos, las tecnologías innovadoras, las limitaciones socioeconómicas, los cambios medioambientales, etc.  Los alumnos tienen antecedentes diversos y distintas necesidades en materia de aprendizaje. A causa de estos cambios, a los docentes se les asignan nuevas funciones, que los encargan de facilitar la adquisición de los conocimientos, las competencias, las aptitudes y los valores que necesitan los ciudadanos, dirigentes y trabajadores del futuro.

 En su condición de coordinadora principal de labores educativas en el sistema de las Naciones Unidas y del movimiento de la Educación para Todos (EPT) en el mundo, la UNESCO debe disponer de una estrategia para abordar estas cambiantes funciones de los docentes y proporcionar la orientación y el liderazgo que esperan de ella sus Estados Miembros, asociados y copartícipes. Por ejemplo, tan sólo en el África subsahariana se necesitan 9,1 millones de maestros (7,2 millones de nuevos docentes para remplazar a los que dejan el cargo y 1,9 millones más para los puestos adicionales) a fin de alcanzar la educación primaria universal de aquí a 2015.

¿Qué hacemos para satisfacer esta enorme demanda?  ¿Pero la Iniciativa para la Formación de Docentes en el África Subsahariana no se creó para abordar esos problemas?

 Exacto. La lentitud de los avances en la consecución de los objetivos de la EPT durante los primeros años posteriores al Foro de Dakar del año 2000 indujo a los Estados Miembros de África a pedirle a la UNESCO que apoyase a la región para hacer frente a las necesidades en materia de personal docente. La respuesta de la UNESCO fue la creación de la Iniciativa para la Formación de Docentes en el África Subsahariana (TTISSA). En tanto que iniciativa destinada a abordar los problemas del personal docente desde los puntos de vista cuantitativo y cualitativo, TTISSA se centró en 17 países durante su fase piloto.

El concepto de TTISSA comprendía la creación de un marco lógico de trabajo y la ejecución de diversas actividades en varios países piloto. La evaluación intermedia de TTISSA puso de relieve la pertinencia del marco de trabajo pero también destacó la dispersión de las actividades, que impidió que la iniciativa tuviera repercusiones importantes en los países beneficiarios. Aunque la iniciativa contó con la participación de varios asociados en los planos técnico y financiero, resultó evidente que existía una limitación de recursos económicos para satisfacer la demanda.

En conjunto, se derivaron lecciones muy positivas de la experiencia y la atención se centra ahora en el apoyo a los países para que elaboren políticas de amplio espectro en lo relativo a los docentes.  Esta estrategia se mantiene con la descentralización de TTISSA a la Oficina de la UNESCO en Dakar y Oficina Regional de Educación para África (BREDA), a fin de potenciar la sinergia con los marcos de trabajo regionales. La diversificación de los asociados y el incremento de la participación de los Estados Miembros contribuyen actualmente a reorientar la TTISSA, con miras a darle mayor repercusión.

Esta experiencia regional ha influido considerablemente en la elaboración de la estrategia de la UNESCO, que es de ámbito mundial. La estrategia de la UNESCO en relación con los docentes tendrá en cuenta las tendencias internacionales, al tiempo que prestará atención a las realidades regionales y locales.

En el plano organizativo y dentro del Sector de Educación de la UNESCO, las reformas en curso ofrecen la oportunidad de examinar de nuevo la manera en que nos ocupamos de los docentes, que son un componente fundamental de los programas educativos. En resumen, la estrategia es un instrumento de orientación y una hoja de ruta para nuestras actividades futuras en lo tocante a los docentes. 

¿En qué fase se encuentra la UNESCO en cuanto a la elaboración de su estrategia relativa a los docentes? 

El enfoque que hemos adoptado en la preparación de la estrategia consiste en hacer primero un balance de las principales actividades e iniciativas que los organismos de la UNESCO han apoyado en años recientes en todas las regiones, analizar sus resultados y definir las lagunas y las nuevas tendencias. Ya hemos completado este inventario y hemos redactado cinco informes, entre los que figuran uno por cada región de la UNESCO y uno sobre las actividades de los Institutos y la Sede. Estamos estudiándolos y, mediante este análisis, podremos definir qué actividades relativas a los docentes corresponden a las cinco funciones de la UNESCO (catalizador de la cooperación internacional, organismo de desarrollo de capacidades en los Estados Miembros, centro de intercambio de información, laboratorio de ideas y organismo normativo) y deben recibir prioridad, qué recursos (técnicos, financieros e institucionales) es preciso movilizar y cómo coordinar y armonizar el reparto de funciones en el conjunto de la UNESCO y sus asociados. También velamos para que esta estrategia se articule adecuadamente con la estrategia global del Sector de Educación que se prepara actualmente. Además, cabe mencionar que la División de la Educación y el Aprendizaje desde el Nivel Básico hasta el Superior está coordinando también la elaboración de un marco general de diagnóstico, análisis y seguimiento de la calidad en la educación. Habida cuenta de que los docentes son un parámetro esencial de la calidad, estas iniciativas no pueden llevarse a cabo en paralelo. Estamos atentos a que el proceso reciba la sinergia adecuada y que ésta se refleje también en los resultados.

¿Esa estrategia de la UNESCO relativa a los docentes exige un alto grado de coordinación interna?

La coherencia entre el mandato, la estructura y los recursos, la pertinencia en relación con el contexto y la capacidad de previsión deben ser los principales atributos de una buena estrategia. De hecho, varias unidades (entre otras, los institutos) han venido ejecutando actividades relacionadas con los docentes, pero no siempre de manera coordinada. Nuestros órganos rectores, Estados Miembros y asociados le están pidiendo a la UNESCO que concentre su atención y produzca resultados de una manera más estratégica. La estrategia de la UNESCO relativa a los docentes tiene por objeto, precisamente, contribuir a ese cometido.

¿Qué busca y a quién se dirige esa estrategia?

La estrategia de la UNESCO relativa a los docentes se está elaborando para servir a un triple propósito: en primer lugar, crear entre todas las entidades  pertinentes de la UNESCO una visión y comprensión comunes de las cuestiones que es preciso abordar cuando se conciben y ejecutan medidas relativas a los docentes; en segundo lugar, para usar la estrategia como un marco de referencia para la definición, el planeamiento, la ejecución, el seguimiento y la evaluación de las actividades de la UNESCO que atañen a los docentes, velar por su coherencia con el mandato constitucional de la Organización, fortalecer la coordinación entre sus diversas entidades y el uso adecuado de sus recursos (humanos, técnicos y financieros); y, por último, para orientar la colaboración y las iniciativas conjuntas en el plano internacional mediante un apoyo más certero y armónico a las iniciativas relacionadas con los docentes en los planos mundial, regional y nacional, según las ventajas comparativas de cada uno de los asociados y las necesidades de los beneficiarios. 

¿Cómo se compara la función de la UNESCO con la del Equipo Especial Internacional Docentes para la EPT?

La conciencia mundial de la necesidad de abordar los temas relacionados con los docentes se puso de manifiesto en la octava reunión del Grupo de Alto Nivel sobre EPT, que tuvo lugar en 2008, en la que se apoyó la creación del Equipo Especial Internacional Docentes para la EPT. A medio camino hacia los objetivos de 2015, la creación de esta alianza mundial compuesta por organizaciones intergubernamentales, organismos de desarrollo, Estados Miembros y ONG internacionales que se ocupan de cuestiones relativas a los docentes fue un acontecimiento positivo, ya que puso de relieve la necesidad de mancomunar esfuerzos con miras a abordar de manera dinámica las deficiencias en la materia y le dio nuevo impulso a la tarea de colmar las carencias financieras, de capacidad y de política que dificultan la consecución de las metas de la EPT y los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Como parte de su función de catalizadora de la cooperación internacional, la UNESCO ha desempeñado una labor importante en la creación de esta alianza mundial y acoge a su Secretaría, que cuenta con la financiación de algunos donantes para ejecutar un plan de trabajo en el que figuran: velar por la coordinación de los copartícipes, organizar foros sobre políticas y promover los intereses de los docentes. La Secretaría ha iniciado también diversos estudios y se propone dar apoyo sobre el terreno a los países que tienen menos probabilidades de alcanzar los objetivos de la EPT.

La UNESCO participa en las actividades del Equipo Especial. Pero en tanto que organización del sistema de las Naciones Unidas con un mandato constitucional para encargarse de la educación y responsable del mismo ante sus Estados Miembros, necesita disponer de su propia estrategia acerca de los docentes y planificar los recursos que permitan apoyar la elaboración de políticas y el aumento de capacidades, con miras a satisfacer las exigencias de sus Estados Miembros.  

¿Qué logros espera usted que alcance la estrategia de la UNESCO relativa a los docentes?

Cuando la estrategia se haya completado, mi esperanza, en tanto que Jefe de la Sección de Políticas y Formación relativas a los Docentes, es que reforzará la capacidad de la UNESCO para planificar, ejecutar, dar seguimiento y elaborar informes acerca de los programas de la Organización que atañen a los docentes, con resultados y repercusiones tangibles, y que esa labor le devolverá a la UNESCO la confianza de los Estados Miembros y sus asociados del sistema de las Naciones Unidas, así como de los copartícipes en la labor educativa, los países donantes, el sector privado y las asociaciones de docentes.

 




<- Atrás, a la lista de noticias
Principio de la página