30.09.2011 - Education Sector

José Campos Trujillo sindicalista y defensor de los derechos de los docentes

José Campos Trujillo lleva una vida ocupada como Secretario General de Comisiones Obreras (CCOO), el sindicato mayoritario de Educación en España. Además de sus responsabilidades a nivel nacional en varios consejos estatales, de educación y formación y de universidades, este licenciado en filosofía es también miembro del Consejo Ejecutivo de la Internacional de la Educación (IE), “la voz de los docentes y otros trabajadores de la educación de todo el planeta ”.

La IE, una federación mundial que representa a 30 millones de miembros de unos 400 sindicatos en más de 170 países,  celebra asociada con la UNESCO cada 5 de octubre el Día Mundial de los Docentes.

¿Qué papel puede desempeñar la educación ante la crisis económica?

Para combatir los efectos de la crisis económica es necesario invertir más en educación y formación para así responder a los nuevos retos y necesidades. La educación es en sí misma una apuesta de futuro que permite sacar el máximo provecho de las capacidades de las personas y aumentar el desarrollo y la integración social.

Exigimos que los gobiernos se comprometan a encontrar una alternativa al modelo fracasado de la especulación financiera que esté basada en la defensa de los servicios públicos, entre los que la educación juega un papel decisivo.

La educación y la formación son elementos básicos para potenciar la salida de la crisis. Garantizan un futuro prósperoa largo plazo y reducen los desequilibrios sociales. No cabe duda de que tanto los docentes como el resto del personal del sector de la enseñanza desempeñan un papel fundamental en la reconstrucción social, económica e intelectual de los países afectados por la crisis.

Hemos de trabajar por un nuevo modelo basado en los activos reales de la economía: las infraestructuras, la sanidad, la educación, la formación profesional, la investigación y el avance científico y tecnológico, frente a la fracasada autorregulación del mercado y el desarrollo sin futuro.

¿Qué significa para Comisiones  Obreras el 5 de octubre de 2011, Día Mundial de los Docentes?

Las conclusiones de un estudio que ha realizado la IE sobre género en la profesión ponen de relieve que, en general y en todo el mundo, hay más mujeres docentes, especialmente en la eduación de los grupos de edad más jóvenes. En España, como en otros países, el porcentaje de mujeres en cargos de dirección  es relativamente mucho menor. Lo cierto es que hay mucho camino por recorrer en el área de la igualdad de género, también en la profesión docente y en la educación.

Por supuesto, el Día Mundial de los Docentes es una excelente oportunidad para nuestro sindicato, CCOO, para reivindicar con más énfasis que nunca un servicio público de enseñanza basado en la calidad y en la equidad, y unas condiciones de trabajo apropiadas para impartirla: algo que va a ser difícil con los brutales recortes presupuestarios que se nos avecinan y que se suman a la elevada tasa de temporalidad en el sector - de un 25% - a los salarios mileuristas y a un profesorado sometido desde hace años a la moderación retributiva.

A nivel mundial, ¿qué debe representar esta fecha?

No debemos olvidar que en muchos lugares del mundo la educación no es considerada como un derecho y un valor imprescindible para el desarrollo humano. En numerosos países, el profesorado no dispone de las condiciones adecuadas para desempeñar su labor. Sin un salario digno, sin la formación necesaria, trabajando en aulas masificadas e insalubres, y sin libros, pizarras o pupitres para dar clase, los profesores han de enfrentarse diariamente a una labor de la que dependerá el futuro de sus alumnos y alumnas. Los gobiernos tienen el deber de comprometerse con los docentes, de reconocer la importancia y la dificultad de su tarea y dotarlos del estatus jurídiconecesario para garantizar sus derechos.

¿Cuál es el papel del docente en una sociedad multicultural y globalizada?

El trabajo de los docentes constituye uno de los pilares esenciales para el desarrollo personal de los alumnos y alumnas y es el factor que reduce de manera substancial las tasas de abandono o de fracaso escolar. También tiene en cuenta la diversidad  en todas las etapas educativas yfavorece el avance y el bienestar social.

Junto a la tradicional transmisión de conocimientos, los maestros ahora han de educar a los estudiantes para una vida más compleja. Es obvio que sin una gran dedicación de los docentes a la educación y  a la formación de calidad, la sociedad no podrá contar con mejores ciudadanos ni con trabajadores más cualificados, un baluarte para la para la salvaguarda de los valores, el progreso social y el desarrollo económico mediante la innovación y la sostenibilidad. Aunque sólo sea por esta razón, resulta más que evidente que la recuperación económica no pasa precisamente por los recortes presupuestarios en la educación.

Además, los docentes tienen que enseñar a a los estudiantes a adaptarse a un mercado laboral que exige competencias nuevas, a convivir en una sociedad multicultural y a  resolver los conflictos de forma pacífica. Los docentes abarcan ahora muchos aspectos que antes se reservaban al ámbito de la familia.

¿Estas nuevas responsabilidades son una carga añadida a la función docente?

Lo serán si no se cambia el actual paradigma y se reconoce la profesionalidad del docente, proporcionándole las herramientas necesarias para llevar a cabo su tarea diaria y aplicando medidas que servirán para mejorar la enseñanza. Para ello es preciso reducir el número de alumnos por clase para mejorar el seguimiento individual  y tener en cuenta la diversidad; se necesitan más equipos de orientadores y de educadores sociales que ayuden a la integración social de niñas y niños en riesgo de exclusión social; hay que garantizar una formación adecuada de los profesores, tanto en la universidad como a lo largo de toda su vida profesional, que permita capacitarles para atender a las necesidades cambiantes.  

Finalmente, ¿Cuáles son los desafíos de una educación de calidad y universalizada?

Una educación de calidad conlleva forzosamente un profesorado cualificado, formado y motivado. Sin embargo, en algunos países más de la mitad de sus profesores carecen de la cualificación necesaria para ejercer la profesión o han sido formados en apenas unas semanas. La IE ha advertido en reiteradas ocasiones que estos docentes trabajan a menudo en condiciones insostenibles, con ratios de 150 alumnos por profesor, falta de recursos de para la enseñanza y precariedad salarial.

Mientras cada día se exige más a los docentes, las condiciones de trabajo y los recursos delas escuelas apenas experimentan variaciones. Las nuevas condiciones en que los docentes tenemos que impartir clase necesitan de una mayor ayuda oficial, concretamente más profesionales de la educación para reforzar nuestras funciones. Es necesario también  reducir el número de alumnos por aula, poner en marcha Programas de Iniciación de Cualificación Profesional de calidad para el alumnado que no quiere seguir en la Enseñanza Secundaria, así como potenciar los planes deacción pedagógicos y los equipos de orientación educativa. Naturalmente, estas medidas exigen el correspondiente compromiso financiero por parte de los gobiernos.

La IE, una federación mundial que representa a 30 millones de miembros de unos 400 sindicatos en más de 170 países,  celebra asociada con la UNESCO cada 5 de octubre el Día Mundial de los Docentes.

¿Qué papel puede desempeñar la educación ante la crisis económica?

Para combatir los efectos de la crisis económica es necesario invertir más en educación y formación para así responder a los nuevos retos y necesidades. La educación es en sí misma una apuesta de futuro que permite sacar el máximo provecho de las capacidades de las personas y aumentar el desarrollo y la intergración social.

Exigimos que los gobiernos se comprometan a encontrar una alternativa al modelo fracasado de la especulación financiera que esté basada en la defensa de los servicios públicos, entre los que la educación juega un papel decisivo.

La educación y la formación son elementos básicos para potenciar la salida de la crisis. Garantizan un futuro prósperoa largo plazo y reducen los desequilibrios sociales. No cabe duda de que tanto los docentes como el resto del personal del sector de la enseñanza desempeñan un papel fundamental en la reconstrucción social, económica e intelectual de los países afectados por la crisis.

Hemos de trabajar por un nuevo modelo basado en los activos reales de la economía: las infraestructuras, la sanidad, la educación, la formación profesional, la investigación y el avance científico y tecnológico, frente a la fracasada autorregulación del mercado y el desarrollo sin futuro.

¿Qué significa para Comisiones  Obreras el 5 de octubre de 2011, Día Mundial de los Docentes?

Las conclusiones de un estudio que ha realizado la IE sobre género en la profesión ponen de relieve que, en general y en todo el mundo, hay más mujeres docentes, especialmente en la eduación de los grupos de edad más jóvenes. En España, como en otros países, el porcentaje de mujeres en cargos de dirección  es relativamente mucho menor. Lo cierto es que hay mucho camino por recorrer en el área de la igualdad de género, también en la profesión docente y en la educación.

Por supuesto, el Día Mundial de los Docentes es una excelente oportunidad para nuestro sindicato, CCOO, para reivindicar con más énfasis que nunca un servicio público de enseñanza basado en la calidad y en la equidad, y unas condiciones de trabajo apropiadas para impartirla: algo que va a ser difícil con los brutales recortes presupuestarios que se nos avecinan y que se suman a la elevada tasa de temporalidad en el sector - de un 25% - a los salarios mileuristas y a un profesorado sometido desde hace años a la moderación retributiva.

A nivel mundial, ¿qué debe representar esta fecha?

No debemos olvidar que en muchos lugares del mundo la educación no es considerada como un derecho y un valor imprescindible para el desarrollo humano. En numerosos países, el profesorado no dispone de las condiciones adecuadas para desempeñar su labor. Sin un salario digno, sin la formación necesaria, trabajando en aulas masificadas e insalubres, y sin libros, pizarras o pupitres para dar clase, los profesores han de enfrentarse diariamente a una labor de la que dependerá el futuro de sus alumnos y alumnas. Los gobiernos tienen el deber de comprometerse con los docentes, de reconocer la importancia y la dificultad de su tarea y dotarlos del estatus jurídiconecesario para garantizar sus derechos.

¿Cuál es el papel del docente en una sociedad multicultural y globalizada?

El trabajo de los docentes constituye uno de los pilares esenciales para el desarrollo personal de los alumnos y alumnas y es el factor que reduce de manera substancial las tasas de abandono o de fracaso escolar. También tiene en cuenta la diversidad  en todas las etapas educativas yfavorece el avance y el bienestar social.

Junto a la tradicional transmisión de conocimientos, los maestros ahora han de educar a los estudiantes para una vida más compleja. Es obvio que sin una gran dedicación de los docentes a la educación y  a la formación de calidad, la sociedad no podrá contar con mejores ciudadanos ni con trabajadores más cualificados, un baluarte para la para la salvaguarda de los valores, el progreso social y el desarrollo económico mediante la innovación y la sostenibilidad. Aunque sólo sea por esta razón, resulta más que evidente que la recuperación económica no pasa precisamente por los recortes presupuestarios en la educación.

Además, los docentes tienen que enseñar a a los estudiantes a adaptarse a un mercado laboral que exige competencias nuevas, a convivir en una sociedad multicultural y a  resolver los conflictos de forma pacífica. Los docentes abarcan ahora muchos aspectos que antes se reservaban al ámbito de la familia.

¿Estas nuevas responsabilidades son una carga añadida a la función docente?

Lo serán si no se cambia el actual paradigma y se reconoce la profesionalidad del docente, proporcionándole las herramientas necesarias para llevar a cabo su tarea diaria y aplicando medidas que servirán para mejorar la enseñanza. Para ello es preciso reducir el número de alumnos por clase para mejorar el seguimiento individual  y tener en cuenta la diversidad; se necesitan más equipos de orientadores y de educadores sociales que ayuden a la integración social de niñas y niños en riesgo de exclusión social; hay que garantizar una formación adecuada de los profesores, tanto en la universidad como a lo largo de toda su vida profesional, que permita capacitarles para atender a las necesidades cambiantes.  

Finalmente, ¿Cuáles son los desafíos de una educación de calidad y universalizada?

Una educación de calidad conlleva forzosamente un profesorado cualificado, formado y motivado. Sin embargo, en algunos países más de la mitad de sus profesores carecen de la cualificación necesaria para ejercer la profesión o han sido formados en apenas unas semanas. La IE ha advertido en reiteradas ocasiones que estos docentes trabajan a menudo en condiciones insostenibles, con ratios de 150 alumnos por profesor, falta de recursos de para la enseñanza y precariedad salarial.

Mientras cada día se exige más a los docentes, las condiciones de trabajo y los recursos delas escuelas apenas experimentan variaciones. Las nuevas condiciones en que los docentes tenemos que impartir clase necesitan de una mayor ayuda oficial, concretamente más profesionales de la educación para reforzar nuestras funciones. Es necesario también  reducir el número de alumnos por aula, poner en marcha Programas de Iniciación de Cualificación Profesional de calidad para el alumnado que no quiere seguir en la Enseñanza Secundaria, así como potenciar los planes deacción pedagógicos y los equipos de orientación educativa. Naturalmente, estas medidas exigen el correspondiente compromiso financiero por parte de los gobiernos.

 




<- Atrás, a la lista de noticias
Principio de la página