09.09.2016 - Education Sector

La alfabetización le abre una gran puerta al mundo, pero millones de adultos todavía permanecen afuera

© ICAE

En el marco del 50 aniversario del Día Internacional de la Alfabetización, la Dra. Katarina Popović –Secretaria General del ICAE (Consejo Internacional de Educación de Adultos, Uruguay) y Profesora de la Facultad de Filosofía, Universidad de Belgrado, Serbia– discute con la UNESCO por qué, a pesar de la evolución de nuestra manera de ver la alfabetización, todavía hay adultos a los que no se les dan oportunidades.

“La alfabetización es una entrada al mundo”, dice la señora Katarina Popović, Secretaria General del ICAE y una miembro del recientemente establecido grupo central de la Alianza Mundial para la Alfabetización.

“Nuestra noción de la alfabetización ha cambiado mucho durante los últimos 50 años, pero el mayor cambio ha sido nuestro reconocimiento de su profunda importancia. No solo es una habilidad técnica. Verdaderamente, como dijo Paulo Freire, se trata no de leer las palabras sino de leer el mundo. Es, ante todo, un derecho humano y un portal a otros derechos.”

Dijo que entre otros retos clave se puede citar la eliminación de los antiguos métodos reduccionistas de evaluación y enseñanza de la lectura y escritura y de la aritmética, aunque todavía se necesita algo entre la auto-estimación y el examen reduccionista y exclusivo de habilidades aplicables.

“Ahora, además de saber que aprender a leer y escribir es un proceso continuo y parte de un contexto social, reconocemos que hay muchos tipos de alfabetización, incluyendo financiera, política, relacionada con la salud, cívica y técnica”, dijo.

Otro cambio del aprendizaje para adultos es que ya no se limita al uso de materiales diseñados para niños. Los adultos se interesan más en materiales adaptados a ellos y les resulta más fácil asimilar otros mensajes, sobre la salud maternal o la protección contra el VIH, por ejemplo, mientras aprended. Uno de los mayores cambios ha sido el uso de las Tecnologías de Información y Comunicación. Aunque aprecia los beneficios de usar la tecnología como una herramienta, la señora Popović no cree que se deba usar como un substituto.

“Los programas innovadores, que usan las tecnologías móviles de manera creativa, tienen su lugar, pero nunca remplazarán el aprendizaje cara a cara y centrando en el diálogo. La investigación ha comprobado que los maestros son necesarios, especialmente para que la alfabetización ejerza su papel transformativo e inspire cambios positivos.”

Para avanzar más, se necesitan voluntad política y fondos

Sin embargo, a pesar de las innovaciones y campañas que han surgido a raíz de la nueva conciencia mundial de la importancia de la alfabetización –el World Literacy Forum (Foro Mundial de la Alfabetización) estima que el costo del analfabetismo para la economía mundial es de 1.2 billones de dólares– el avance de la alfabetización de adultos sigue siendo lento. Tampoco le complace la imprecisión de la meta para la alfabetización del Objetivo de Desarrollo Sostenible 4, la meta 4.6, que busca “de aquí  al 2030, asegurar que todos los jóvenes y una proporción considerable de los adultos, tanto hombres como mujeres, estén alfabetizados y tengan nociones elementales de aritmética.”

“Para mí este objetivo refleja una falta de voluntad política. No nos podemos comprometer a un 100% y, de un punto de vista moral, no podemos proponer 50%, entonces optamos por ‘substancial’”, indicó.

La falta de recursos es otro enorme obstáculo para el progreso.

“Para avanzar la alfabetización se debe relacionar más estrechamente con los otros objetivos, como aquellos que se relacionan con la pobreza, porque hay evidencia que tiene un impacto positivo sobre los resultados de salud, una mayor longevidad, una tasa de criminalidad reducida, una mayor calidad de vida y un comportamiento ambiental informado,” agregó.

Le hubiera gustado que se incluyera la idea de la alfabetización familiar, en vista de las investigaciones que han comprobado el poder que tienen los padres educados y en especial las madres, y que la alfabetización se restituyera como un indicador del Índice de Desarrollo Humano tras su eliminación en 2010.

Aunque sigue siendo pesimista sobre el futuro de la alfabetización de adultos, le alienta la conciencia y el compromiso crecientes entre un grupo más diverso de partes interesadas.

“Ya tenemos toda la evidencia e investigación que necesitamos sobre la importancia de la alfabetización de adultos. Ahora debemos ponerla en práctica”, señaló.
Y tras haber trabajado para la paz en Europa sudoriental y en particular en ex-Yugoslavia, está consciente de la otra función crítica de la alfabetización de constructora de la paz.

“Hemos hecho experimentos muy interesantes con mapas solapados que muestran zonas de conflicto y zonas de analfabetismo. Claro que no podemos decir que la alfabetización engendra la paz, pero podemos decir que la alfabetización permite el pensamiento crítico que su vez conduce a alternativas diferentes, a alternativas que no son el extremismo.”




<- Atrás, a la lista de noticias
Principio de la página