(copy 1)

28.03.2013 - Sector de la Educación

De camino a la escuela a pesar de todos los obstáculos

© Alfred Yaghobzadeh/Sipa, India - Barna Momdal, de 13 años, vive en una chabola en la carretera de Chetla, al lado de unas vías de tren de la estación de Alipur, vías muy transitadas y peligrosas. Cada mañana esta niña camina durante 40 minutos con sus amigas para ir a la Escuela Model.

Para algunos niños, ir a la escuela representa apenas un paseo a la vuelta de la esquina. Para otros, significa afrontar desiertos, ríos, aguas heladas o contextos urbanos peligrosos.

Cada día, millones de niños del mundo emprenden el camino de la escuela para recibir enseñanza. Algunos cubren largas distancias a pie o en autobús, barca, bicicleta, taxi, trineo o en el metro. Atraviesan desiertos, montañas, ríos, terrenos helados o cubiertos de nieve, como los niños de la comunidad Iñupiat de Kivalina, Alaska (Estados Unidos), que cubren el trayecto de ida y vuelta a la escuela en la oscuridad, con temperaturas glaciales, afrontando el viento que les hiela la piel. Los niños que van bien abrigados pueden caminar, pero los demás tienen que correr para mantenerse en calor. 

Fabricio Oliveira, de seis años de edad, ensilla su burro cada mañana para cabalgar junto con sus primos durante más de una hora, a través de terrenos desérticos, hasta la escuela del pueblo de Extrema, en la región del Sertão brasileño. 

Kelly, de 14 años, oriunda de Brasil, vive en Surinam y cada mañana cruza el río Maroni en una canoa para asistir a clases en Maripasoula (Guyana Francesa). 

Elizabeth Atenio, de seis años de edad, vive en Kibera, la más extensa villa miseria de África oriental, próxima a Nairobi (Kenya). Cada mañana, Elizabeth se pone un uniforme limpio y emprende una peligrosa caminata de una hora para llegar a la escuela. Según los maestros de Elizabeth, por lo menos el 20% de sus condiscípulas han sido violadas. 

Al igual que Amal, un libio de 11 años, Sa’ade un nigeriano de nueve y Renaldo, un francés de seis, estos niños demuestran una sorprendente determinación de asistir a la escuela. Su actitud demuestra que todavía es posible adquirir una educación a pesar que los obstáculos que representan la pobreza, la desigualdad de género, la marginación social, la inseguridad en las zonas urbanas, los peligros naturales o las situaciones de conflicto. 

Cada imagen cuenta su propia historia 

Las historias ejemplares que se reseñan aquí y muchas más quedaron ilustradas en una exposición de fotografía titulada Journeys to School, que la Directora General de la UNESCO, Irina Bokova, inauguró el 4 de marzo en la Sede de las Naciones Unidas en Nueva York, en presencia del Secretario General Ban ki-Moon. La exposición es el fruto de una singular iniciativa conjunta entre la UNESCO, la empresa TRANSDEV y la agencia Sipa Press, que encargó a 18 reporteros gráficos que documentaran los trayectos de ida y vuelta a la escuela en diversos países del mundo. Una publicación que contiene las fotos expuestas está disponible en francés e inglés. 

“Estimo que cada uno de estos niños representa una fuente de inspiración para la labor de la UNESCO en la promoción de una educación de calidad para todos”, declaró la Sra. Bokova. “Esos trayectos son un argumento sólido en pro de dar a la educación un lugar destacado en los planes internacionales de desarrollo de los años venideros”. 

El objetivo de la iniciativa mundial "La educación ante todo" del Secretario General de las Naciones Unidas es precisamente volver a colocar a la educación en los primeros planos de los programas internacionales de desarrollo. Aunque el acceso a la enseñanza ha mejorado en los últimos años, los ciudadanos más pobres y marginados del mundo siguen excluidos de la educación por causa de la pobreza, la condición étnica, el sitio donde viven, el sexo y, a veces, una combinación de todos estos factores. 

Las fotos presentadas en la exposición y en el libro Journeys to School constituyen un recordatorio de la urgente necesidad de que los niños del mundo entero, incluso los más remotos o marginados, puedan asistir a la escuela. 

Tras su presentación en Nueva York, la exposición viajará durante tres años, hasta 2015. Del 3 de abril al 3 de Mayo de 2013 llegará a la Sede de la UNESCO en París , antes de emprender su gira mundial.

elle sera visible à l’UNESCO à Paris du 3 avril au 3 mai 2013.




<- Atrás, a la lista de noticias
Principio de la página