(copy 1)

14.03.2012 - Education Sector

El sexismo en la formación profesional y el centro de trabajo

©ILO/Crozet M.

En la Enseñanza y Formación Técnica y Profesional (TVET) abundan los prejuicios, los estereotipos y las prácticas discriminatorias. Además, en la mayoría de los institutos de TVET no se ponen en tela de juicio los prejuicios de género en materia de capacitación profesional sino que más bien se perpetuan esos estereotipos.

A esa conclusión llegaron unos 50 expertos en TVET de 13 países de África, Asia, los Estados Árabes, Europa, América del Norte y América Latina que participaron en diciembre de 2011 en la conferencia convocada por el Centro Internacional de la UNESCO para la Enseñanza y la Formación Técnica y Profesional (UNESCO-UNEVOC) sobre la erradicación de las barreras de género en la TVET, conferencia que se llevó a cabo por conducto de Internet.   

“El tema de las mujeres y la TVET parece haber perdido un poco de prestigio e impulso en los países más adelantados y está estancándose en los países en desarrollo”, señala el informe. “Es preciso revitalizarlo y prestarle atención permanente en todos los ámbitos del debate, la investigación, la elaboración y la adopción de decisiones políticas”.

Según el informe, si bien el valor potencial de la TVET para el empoderamiento educativo, social y laboral de las mujeres ha obtenido amplio reconocimiento, las prácticas idóneas en lo tocante al género y la TVET no suelen estar integradas en los sistemas globales de formación profesional, sino que dependen de la financiación temporal y se limitan a ciertos ámbitos de la capacitación o a determinadas regiones geográficas.

Los participantes en el debate en línea coincidieron en que es necesaria una exigencia más enérgica en materia de criterios de calidad, instrumentos y herramientas para evaluar específicamente los aspectos relativos al género en la TVET y poder medir periódicamente los progresos realizados.

Los conferenciantes se mostraron además partidarios de aumentar el número de mujeres docentes y formadoras, mejorar la elaboración de los planes de estudio, los métodos didácticos, el contexto de las aulas y los centros de trabajo y lograr una mayor participación de los hombres en los aspectos de la TVET que habitualmente se han asignado a las mujeres.

 




<- Atrás, a la lista de noticias
Principio de la página