Datos y cifras

Progresos 

  • A medida que los gobiernos comprenden la importancia de la AEPI, aumenta el número de niños que tienen acceso a la educación prescolar: en 2009, el 46% de los niños del mundo estaban matriculados en centros de AEPI, en comparación con sólo el 33% que asistían en 1999. Esta cifra representa un incremento del 40% en la escolarización de preprimaria desde 1999 (datos del IEU, 2009)
  • Los mayores aumentos en el número de alumnos matriculados se registraron en dos de las regiones que en 1999 estaban más atrasadas.  En Asia Meridional y Occidental, las inscripciones se duplicaron con creces, al aumentar en 26 millones (datos del IEU, 2009).
  •  En el África subshariana también se registraron avances, al aumentar en 6,2 millones el número de párvulos matriculados. El progreso fue más moderado en los Estados Árabes: aunque creció el número de alumnos, la tasa bruta de matriculación seguía siendo baja en 2009, al alcanzar el 21% (datos del IEU, 2009).
  • Para millones de familias resulta ahora más fácil alimentar debidamente a sus hijos. Gracias al desarrollo de soluciones eficaces y poco costosas, la mortalidad y morbilidad infantiles se han reducido en un 36% (UNESCO, 2011). La mortalidad infantil ha disminuido, pasando de 12 millones de muertes en 1990 a 7,6 millones en 2010 (UNICEF, 2012).

 Retos pendientes            

  • A pesar del aumento de las inscripciones en el nivel prescolar, más de la mitad de los niños del mundoseguían excluidos de la enseñanza preprimaria en 2009 (datos del IEU, 2009).
  • Los índices más bajos de escolarización en ese nivel correspondían en 2009 al África subsahariana y a los Estados Árabes, con el 18% y el 21%, respectivamente (datos del IEU, 2009). En todos los países, los niños de las familias de altos ingresos tienen muchas más probabilidades de recibir educación prescolar que los procedentes de familias de pocos ingresos (UNESCO, 2011). En algunos países, los niños de las familias prósperas tienen cuatro veces más probabilidades de ir al prescolar que sus homólogos de familias modestas (UNESCO, 2011).
  • En lo tocante a mejorar la alimentación de los párvulos los progresos han sido más lentos. En general, la incidencia de la desnutrición no ha cambiado mucho desde 1990, pese a que ahora se dispone de soluciones poco costosas (UNESCO, 2011). En África, 3,8 millones de niños murieron en 2010 antes de cumplir los cinco años de edad, en comparación con los 3,7 millones que fallecieron en 1970 (UNICEF, 2012). El 38% de los niños africanos y casi el 47% de los que vivían en Asia Meridional  estaban moderada o gravemente desnutridos en el periodo de 2006-2010 (UNICEF, 2012).
  • Es poco probable que pueda alcanzarse el Objetivo de Desarrollo del Milenio consistente en reducir en dos tercios la mortalidad infantil entre 1990 y 2015 (UNESCO, 2011). En un estudio reciente se llegó a la conclusión de que casi el 25% de los párvulos que viven en países de ingresos bajos o medios habían estado o estaban en peligro de sufrir discapacidades en el curso de su desarrollo. Con frecuencia esos niños no reciben el tratamiento precoz que resultaría decisivo para que pudieran alcanzar todo su potencial de desarrollo (Lancet, 2011).
  • En lo que concierne a las iniciativas conjuntas entre el sector público y el privado con miras a la prestación de educación prescolar, cada región afronta desafíos diferentes. La media mundial de participación privada en la prestación educativa prescolar ha aumentado ligeramente en términos de alumnos matriculados, pasando del 28% en 1999 al 31% en 2009 (datos del IEU, 2009). Los índices más altos de participación de las entidades privadas se encuentran en el Caribe (90%), los Estados Árabes (79%) y Asia Oriental (51%) (datos del IEU, 2009).
  •  En los países en transición, sólo se registra un índice del 1% de matriculación en centros privados de prescolar, seguido del 19% en América Latina y el 20% en Europa Occidental y América del Norte (datos del IEU, 2009).

 

 

Principio de la página