Datos y cifras

Escasez de Docentes

Según las proyecciones del Instituto de Estadística de la UNESCO (IEU), el mundo necesita:

  • crear 1,7 millones de plazas de magisterio adicionales de aquí a 2015, con el fin de alcanzar la educación primaria universal (UPE);
  • remplazar a 5,1 millones de docentes que dejarán el magisterio;
  • contratar a un total de 6,8 millones de docentes para hacer realidad de aquí a 2015 el derecho de dada niño a recibir instrucción primaria.
  • La situación es extremadamente desfavorable en el África subsahariana, donde la demanda de docentes crece con rapidez, a medida que aumenta la población en edad escolar. En esta región será preciso contratar a 1,8 millones de maestros de primaria adicionales entre 2010 y 2015, para garantizar a cada niño el acceso a la enseñanza elemental (IEU). 
  • El aumento del número de alumnos de primaria incrementa la presión sobre el cuerpo docente en África. En esta región, las tasas de deserción (el porcentaje de maestros que abandonan la profesión) oscilan entre el 3% de Malí y el 17% de Angola, por ejemplo, donde la carrera promedio de un docente de primaria  apenas alcanza los 7 años de servicio (banco de datos del IEU). 
  • En países como la República Centroafricana, Chad y Eritrea es preciso por lo menos duplicar el cuerpo docente actual, con miras a alcanzar la UPE (banco de datos del IEU) 
  • Los países siguientes tendrán que aumentar sus efectivos docentes al menos en un 10% cada año, con el fin de garantizar un número suficiente de maestros de primaria en las aulas de aquí a 2015: Burkina Faso, República Centroafricana, Chad, Côte d'Ivoire, Djibouti, Eritrea, Malawi, Malí y Níger (banco de datos del IEU). 
  • El género es otro aspecto importante de la contratación de docentes. Los estudios al respecto indican que el aumento del número de maestras en países donde los hombres componen la mayoría del magisterio puede ejercer un efecto positivo sobre los resultados académicos de las niñas y aumentar sus tasas de retención, progreso y graduación en la enseñanza primaria (banco de datos del IEU). 
  • Los docentes son la clave para lograr que los niños inicien los estudios y permanezcan en la escuela 

Se necesita un número mayor de docentes para llegar a los 61 millones de niños en edad de cursar estudios primarios a los que se les niega el derecho a la educación:

  • El 47% de esos niños nunca asistirá a la escuela
  •  El 26% de ellos inició los estudios, pero los abandonó posteriormente
  •  El 27% de ellos empezará a ir al colegio con retraso (banco de datos del IEU).
  • Las niñas representan la mayoría (el 53%) de los menores en edad de cursar estudios primarios que no están escolarizados. En el mundo entero, hay 32 millones de niñas en ese grupo etario a las que se les niega el derecho fundamental a recibir educación (banco de datos del IEU). 
  • En el África subsahariana hay 31 millones de niños sin escolarizar. El 55% de ellos nunca asistirá a la escuela (banco de datos del IEU). Las niñas afrontan los obstáculos más considerables en materia de educación. Las niñas en edad de cursar la enseñanza primaria que están sin escolarizar superan en dos millones a los niños que se encuentran en la misma situación (banco de datos del IEU).   
  • En Asia meridional y del oeste, hay 13 millones de niños sin escolarizar. El 49% de ellos nunca asistirá al colegio y otro 45% inició los estudios pero los ha abandonado (banco de datos del IEU).  

La calidad de la enseñanza y los resultados del aprendizaje

  • Las evaluaciones realizadas indican que en muchos de los países más pobres del mundo los niños pueden asistir a la escuela durante varios años sin aprender siquiera a leer una palabra. En Malí, por lo menos 8 de cada 10 alumnos de segundo grado eran incapaces de leer una sola palabra en la lengua nacional. (Informe de Seguimiento de la EPT en el Mundo, 2012). 

  • Es posible que los docentes carezcan del dominio suficiente de las asignaturas y de la capacidad de transmitirlas con métodos pedagógicos eficaces. En una encuesta realizada en 2010 en las escuelas primarias de Kenya, se sometió a un examen de matemáticas a maestros y alumnos de sexto grado. La puntuación promedio de los maestros fue del 60%. No fue sorprendente, pues, que los estudiantes también obtuvieran bajas calificaciones, en torno al 47%.  Algunos docentes recibieron notas tan bajas como el 17%, en un examen que se basó en las materias del programa regular de estudios primarios. Ninguno de los educadores que participó en la prueba demostró un dominio completo de la asignatura.

Capacitación de docentes

  • En los lugares donde los sistemas escolares han crecido con rapidez, a menudo se contrata a maestros poco competentes. Por ejemplo, en Kenya, Uganda y la República Unida de Tanzania, los aspirantes al magisterio suelen ingresar en los colegios de capacitación tras haber completado únicamente la enseñanza básica (Informe de Seguimiento, 2011).  
  • En Gambia, el 77% de los docentes que forman a los maestros de primaria nunca ha impartido clases en una escuela elemental. (Informe de Seguimiento, 2010).
  • En 33 de los 100 países que ofrecen estadísticas sobre la enseñanza primaria, menos del 75% de los docentes había recibido una formación equivalente al promedio nacional (Informe de Seguimiento, 2012). 
  • Las estadísticas sobre el porcentaje de docentes capacitados son más esporádicas en lo tocante al nivel secundario, pero es evidente que en numerosos países los maestros de secundaria no reciben la formación suficiente. En 26 de los 59 países que presentaron estadísticas, menos del 75% de los docentes de secundaria había recibido capacitación y en 11 de ellos los maestros competentes no alcanzaban al 50% del total. En este último grupo figuran Bangladesh, Burkina Faso, la República Democrática del Congo y Níger. (Informe de Seguimiento, 2012) 

 

 

Las condiciones del magisterio

Mejorar el acceso a la educación es una medida fundamental para mantener escolarizados a los niños, aunque no resulta suficiente. Las aulas abarrotadas de alumnos pueden impedir que se alcance el objetivo de proporcionar a cada niño una educación de calidad. En muchos países la proporción entre alumnos y maestros va en aumento. Por ejemplo, por cada docente hay: 

  • 84 alumnos de primaria en la República Centroafricana;
  • 79 alumnos de primaria en Malawi;
  •  65 alumnos de primaria en Rwanda;
  • 48 alumnos de primaria en Camboya;
  • 43 alumnos de primaria en Bangladesh (banco de datos del IEU). 

El ausentismo entre los docentes y el tiempo que dedican a otras tareas durante el periodo lectivo pueden reducir considerablemente el tiempo de aprendizaje y ampliar las disparidades en materia de aprendizaje. En una encuesta realizada en dos Estados de la India se llegó a la conclusión de que los maestros de las escuelas públicas rurales faltaban al trabajo por lo menos un día a la semana. Las medidas encaminadas a mejorar las condiciones laborales de los docentes y a fortalecer la dirección y la transparencia de las escuelas pueden mejorar los resultados del aprendizaje y reducir la desigualdad (Informe de Seguimiento, 2011). 

Las aulas poco equipadas y la falta de manuales escolares y material didáctico no contribuyen a la eficacia del aprendizaje. En Kenya, la proporción de alumnos que disponen de su propio libro de matemáticas oscila entre el 8% en la Provincia Nororiental y el 44% en Nairobi (Informe de Seguimiento, 2011). 

Son numerosos los docentes que se ven obligados a aceptar un empleo adicional para complementar sus salarios.  Los gobiernos y los donantes deben velar por que el sueldo y las condiciones laborales de los maestros reflejen el compromiso de proporcionar una educación de calidad por conducto de un cuerpo docente competente y motivado. (Informe de Seguimiento, 2010).

 

 

Principio de la página