Octava Reunión, Oslo (Noruega), 16-18 de diciembre

La reunión del Grupo de Alto Nivel es un evento anual que congrega a altos representantes de gobiernos, entidades de desarrollo, organizaciones de las Naciones Unidas, la sociedad civil y el sector privado. Su función consiste en reforzar la voluntad política con miras a acelerar la consecución de la Educación para Todos, fortalecer las iniciativas conjuntas, definir las prioridades y movilizar recursos adicionales.          

Los participantes en la reunión del Grupo de Alto Nivel sobre Educación para Todos, patrocinada por la UNESCO y el Gobierno de Noruega, instaron encarecidamente a los gobiernos nacionales a que asignaran a la educación al menos del 4 al 6 por ciento del PNB y del 15 al 20 por ciento del gasto público.         

En la Declaración de Oslo, que se aprobó en la clausura de la reunión, los participantes instaron también a los asociados para el desarrollo a que aumentaran la asistencia oficial al desarrollo y dieran prioridad a las inversiones en la educación básica. El estancamiento reciente de los compromisos de ayuda externa para la educación, que genera un déficit de financiación anual de 7.000 millones de dólares estadounidenses, así como la reducción en algunos países de la fracción del ingreso nacional que se le destina, es una tendencia que suscita una honda preocupación y que debe invertirse, afirmaron los delegados de 39 gobiernos, entre los que figuran algunos de los principales donantes, de organizaciones intergubernamentales y de entidades de la sociedad civil.  Esa situación es particularmente crítica, dijeron, en el contexto actual de recesión económica mundial.          

En la Declaración se hizo hincapié en que la educación “es uno de los instrumentos más eficaces para lograr una recuperación y un crecimiento económico sostenibles e integradores, reducir la pobreza, el hambre y el trabajo infantil”, así como para “mejorar la salud, el ingreso y los medios de subsistencia”. “El apoyo inquebrantable a la consecución de los objetivos de desarrollo acordados internacionalmente, comprendidos los de la EPT y los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), es aún más necesario que antes de la crisis”.         

En la Declaración de Oslo se respaldó también la creación de un equipo internacional de trabajo sobre “Docentes para la EPT”, una alianza voluntaria de copartícipes en la EPT que colaboran para subsanar las carencias cada vez mayores de personal docente en el mundo entero.          “Si no se dispone de suficientes docentes profesionalmente cualificados, y en particular de maestras, adscritos en los lugares pertinentes, bien remunerados y motivados, con el apoyo adecuado y competentes en lenguas vernáculas, no podremos ofrecerles a los niños del mundo una educación de calidad”, declaró el Grupo de Alto Nivel.         

Se calcula que en el mundo entero, serán necesarios 18 millones de nuevos maestros de primaria en los próximos siete años, tan sólo para lograr el objetivo de la educación primaria universal, fijado para 2015.  

Documentos

Principio de la página