La Iniciativa Vía Rápida

La Iniciativa Vía Rápida (IVR) es una asociación entre países en desarrollo y países donantes creada para ayudar a los países de bajos ingresos a cumplir las metas de la EPT y los Objetivos de Desarrollo del Milenio de instaurar la enseñanza primaria universal de aquí a 2015. Alienta a los países de bajos ingresos a elaborar planes nacionales de educación y dedicarles mayores recursos políticos y financieros, a cambio de lo cual los países donantes se comprometen a proporcionarles la financiación y las competencias técnicas indispensables para lograr los objetivos nacionales en materia de educación. En diciembre de 2008, recibían apoyo de la IVR 36 países en desarrollo.

Creada en 2002, la Iniciativa Vía Rápida dispone de una Secretaría reducida instalada en el Banco Mundial y administrada por éste, con aportes de los países donantes, la sociedad civil, la UNESCO y otros organismos de las Naciones Unidas. Agrupa a todos los principales donantes de fondos en favor de la educación — más de 30 organismos bilaterales, regionales e internacionales y bancos de desarrollo. La UNESCO es miembro permanente del Comité de Dirección de la IVR.

Además de su finalidad primordial de movilizar recursos multilaterales y bilaterales para la EPT, la IVR cuenta también con dos fondos fiduciarios de múltiples donantes: el Fondo Catalizador, que proporciona financiación de transición, y el Fondo para el desarrollo de programas de educación, que presta asistencia para el aumento de capacidades.

Para más información véase Secretaria de la Iniciativa Via Rapida (en inglés)

Principio de la página