América Latina y el Caribe

©NASA
Satellite view from South America

El lanzamiento del DEDS en América Latina tuvo lugar durante la Conferencia Iberoamericana sobre el Desarrollo Sostenible en Río de Janeiro, Brasil, en junio de 2005. El DEDS en el Caribe se lanzó durante la Conferencia “La Educación para el Desarrollo Sostenible: Nuevos enfoques para el futuro”, celebrada en Kingston, Jamaica en octubre de 2005.

Durante la conferencia de creación de estrategias, “Construyendo una Educación para el Desarrollo Sostenible en Latinoamérica y el Caribe”, en San José, Costa Rica, en octubre de 2006, la UNESCO y la Carta de la Tierra recalcaron la necesidad de desarrollar una estrategia regional para el DEDS en la región de América Latina y el Caribe. La Estrategia reconoce que el concepto de sostenibilidad tiene el potencial de integrar y crear sinergias entre diversos temas de educación y otros marcos educativos de las Naciones Unidas que han sido importantes en la región, especialmente la educación medioambiental, para la paz, sobre derechos humanos, sobre alivio de la pobreza, salud, VIH y SIDA, alfabetización e igualdad de género.

En esta región, la EDS se fundamenta en una visión compartida de que la educación debe contrarrestar los procesos de daño y destrucción ambiental agudos, como también construir sociedades justas. Algunas acciones prioritarias identificadas incluyen implicar a individuos clave que, por la posición que ocupan, pueden actuar como barreras o motores de procesos de promoción de la EDS, como son los líderes sindicales, las comunidades, las organizaciones de la sociedad civil, las organizaciones religiosas, los periodistas y portavoces, los coordinadores de redes y las coaliciones y movimientos sociales, así como conceder especial atención a sectores vulnerables como los niños, los jóvenes, la tercera edad, las poblaciones indígenas y otros grupos excluidos.

Garantizar una base de financiación y recursos adecuada para el desarrollo de la EDS en la región exige que todos los participantes, incluyendo a los gobiernos, las organizaciones internacionales, el sector privado y las organizaciones de la sociedad civil realicen un compromiso conjunto. Así, es imperativo incorporar la EDS como un asunto prioritario en los programas de las reuniones de ministros de educación y medio ambiente de la región. Por consiguiente, las actividades del DEDS deben coordinarse con los programas actuales como el Proyecto Regional de Educación para América Latina y el Caribe (PRELAC) y el Programa de Latinoamérica y el Caribe para la Educación Ambiental (PLACEA).

 

Principio de la página