17.06.2012 - Education Sector

Educación para la sostenibilidad: los gobiernos prestan atención

© UNESCO/Camacho Urtiaga, A.

Los gobiernos están dando señales de haber escuchado el mensaje en materia de educación para el desarrollo sostenible (EDS). En la semana en que se celebra la conferencia RÍO+20 y dos años antes de que concluya el Decenio de las Naciones Unidas de la Educación para el Desarrollo Sostenible (2005-2014) (DEDS), que coordina la UNESCO, en numerosos países del mundo entero se nota un incremento de actividad en este ámbito, al tiempo que aumenta el compromiso de incorporar la EDS a los planes de estudio.

China ha integrado a la EDS en sus planes de enseñanza a medio y largo plazo, las universidades de Suecia tienen la obligación jurídica de impartir cursos sobre desarrollo sostenible, la provincia de Manitoba (Canadá) está reorientando a sus escuelas hacia la EDS y Alemania ha reconocido formalmente a más de 2.500 proyectos de EDS. El Japón incluye ahora a la EDS en sus directrices sobre planes de estudio nacionales. En conjunto, unos 70 países han otorgado apoyo explícito a la EDS y 71 han creado dispositivos nacionales de coordinación en la materia. Muchas personas opinan que la enseñanza orientada a la creación de economías respetuosas del medio ambiente debería incorporarse cada vez más a los programas de Enseñanza y Formación Técnica y Profesional (TVET). 

En los planos regional e internacional, 80 universidades de 40 países africanos han colaborado con miras a integrar a la EDS en sus programas lectivos y los institutos de formación de docentes de 60 países colaboran a fin de reorientar la capacitación de los maestros para que puedan abordar el desarrollo sostenible.   

Otros organismos de las Naciones Unidas están respaldando cada vez más la causa de la EDS, como instrumento para hacer frente a los problemas que se plantean al desarrollo sostenible, tales como el cambio climático. 

Pese a estos buenos resultados, la EDS está lejos de lograr una aceptación universal. Los proyectos individuales, por excelentes que sean, suelen ser de poca envergadura y necesitarían aplicarse en mayor escala.   

“La UNESCO promoverá incansablemente la educación, en particular la educación orientada a forjar un futuro sostenible”, declaró la Directora General de la UNESCO, Irina Bokova, quien aboga estos días por la educación en dos actividades paralelas de la Conferencia de Rio+20 relativas a la EDS. 

En un informe de próxima publicación, que la UNESCO presentará en la conferencia, se detallan los avances cualitativos logrados en el marco del DEDS y se proponen orientaciones para la labor futura. El informe, que lleva por título Shaping the Education of Tomorrow: The 2012 Report on the UN Decade of Education for Sustainable Development [Configurar la educación del futuro: El Informe de 2012 sobre el Decenio de las Naciones Unidas de la Educación para el Desarrollo Sostenible] contiene numerosos ejemplos de prácticas idóneas y descripciones de proyectos exitosos, tales como la iniciativa conjunta de la UNESCO y el PNUMA denominada YouthXchange relativa al consumo sostenible, que se lleva a cabo en 45 países, o el proyecto Sandwatch [“Observando la arena”] que se desarrolla en el Caribe, en el que los escolares supervisan la calidad de las playas, proyecto que ha sido copiado en diversas zonas costeras del mundo.   

“La conferencia RÍO+20 debe alcanzar buenos resultados y parte de su éxito debe consistir en hacer más hincapié en la educación”, afirmó la Sra. Bokova. “La UNESCO se ha propuesto colocar a la educación en el meollo mismo de RÍO+20 para que su importancia quede adecuadamente reflejada en el documento final”.

 




<- Atrás, a la lista de noticias
Principio de la página