Cómo aplicar la educación para el desarrollo sostenible

Podemos influir si respondemos adecuadamente. La estrategia consiste en ir más allá de la educación y ocuparse de la manera en que vivimos, nuestros valores y nuestro comportamiento. Se puede adaptar este planteamiento para su aplicación a todos los niveles, desde los programas de las Naciones Unidas a las iniciativas locales.

Cuatro prioridades para todos los agentes en todo el mundo

El Decenio de la Educación para el Desarrollo Sostenible se centra en los aspectos fundamentales siguientes:

1.       Mejorar el acceso a una educación básica de calidad: ésta es la clave del desarrollo porque permite que las personas aprovechen sus posibilidades y tengan un control cada vez mayor de las decisiones que les afectan.

2.       Reorientar los programas educativos desde el jardín de infancia a la universidad.

3.       Promover la sensibilización y la comprensión públicas.

4.       Proporcionar formación práctica, especialmente en las empresas y las industrias en las que los empleados necesiten saber cómo tomar decisiones y realizar su trabajo de una manera sostenible.

¿Qué cambios deberíamos esperar?

Una educación para el desarrollo sostenible eficaz crearía ciudadanos y dirigentes que:

·  tendrían un espíritu crítico y dotes de pensamiento creativo, de gestión de conflictos y de solución y evaluación de problemas para participar activamente en la vida social;

·  respetarían los recursos y la diversidad biológica de la Tierra;

·  se habrían comprometido a promover una sociedad pacífica y democrática.

¿Y usted?

Comience hoy mismo y envíenos un mensaje electrónico sobre su próxima acción en materia de desarrollo sostenible.

 

Principio de la página