Educadores

©GMR Akash
Ms Shufiya Akter with 12 years old Laboni in class two at "Unique Child learning Center"

Los educadores en la educación formal y no formal son un elemento vital para el éxito de la implementación del DEDS. Actualmente hay más de 72 millones de docentes en el mundo e incontables educadores en el sector no formal. Son agentes de cambio esenciales, trabajando en el nivel local, pero enfrentados a cuestiones mundiales.

Los docentes en las escuelas de primaria y secundaria en todo el mundo, así como las instituciones de enseñanza superior, cumplen un papel esencial en la creación de sociedades más sostenibles. Influyen en las vidas de los niños que tienen la suerte de poder acudir a la escuela. Los docentes modelan la visión del mundo de cada educando, así como su potencial económico, su actitud para con los demás en la comunidad, su participación en la toma de decisiones de la misma y sus interacciones con el entorno. Los docentes de primaria y secundaria educan a trabajadores, padres y ciudadanos, así como a aquellos que se integran en la enseñanza superior. Los docentes de la enseñanza superior están formando hoy a los líderes y profesionales de las sociedades del mañana. Dado que estos profesionales trabajan o dirigen a personas que trabajan en todos los sectores de la economía, tanto públicos como privados, la influencia de los docentes es crucial.

Los educadores no formales suelen trabajar en organizaciones no gubernamentales (ONG), centros comunales o agencias gubernamentales. Estos educadores trabajan en diversos sectores de la sociedad (salud pública, alfabetización, agricultura, silvicultura, desarrollo comunitario, justicia social, micro finanzas, educación básica, etc.). Hay una gran necesidad de educadores no formales en todo el mundo. 

EDS y la formación de docentes

Las TEI, así como  los formadores mismos, son agentes de cambio claves en la reorientación de la educación para abordar el desarrollo sostenible. Dichas instituciones desempeñan un papel vital en la comunidad educativa mundial, y tienen el potencial de generar cambios en los sistemas educativos que determinarán los conocimientos y capacidades de las futuras generaciones. Las instituciones de formación de docentes son esenciales para transformar la educación y la sociedad en pro de asegurar un futuro mejor. Las instituciones de formación de docentes:

  • Educan a futuros docentes;
  • Proveen oportunidades de desarrollo profesional con el fin de que los docentes en ejercicio actualicen sus conocimientos y competencias;
  • Crean programas y planes de formación de docentes;
  • Realizan investigaciones;
  • Contribuyen a la redacción de libros de texto;
  • Proveen asesoramiento experto a escuelas locales a demanda;
  • Proveen asesoramiento experto a ministerios regionales y nacionales de educación;
  • Forman y certifican a directores, rectores y otros administradores escolares.

Dada su gran influencia en la comunidad educativa, las instituciones de formación de docentes se encuentran en una posición idónea para promover la EDS.

Al trabajar con las administraciones y facultades de las instituciones de formación de docentes, los gobiernos pueden introducir cambios sistemáticos y económicamente efectivos. Por tanto, los países deben incluir a las instituciones de formación de docentes en sus planes de sostenibilidad.

Principio de la página