Reducción de la pobreza

©unesco/Chatterjee Dilip
Poverty in India

Los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), adoptados en 2000, son las metas cuantitativas del mundo para enfrentarse a la miseria humana extrema en sus muchas dimensiones. Los objetivos van desde reducir a la mitad la extrema pobreza hasta reducir las tasas de mortalidad infantil y materna y contrarrestar la degradación ambiental, y todos deben cumplirse para el 2015. La educación forma parte del marco de los ODM; sin embargo, las metas para la educación son mucho menos ambiciosas y más restrictivas que, por ejemplo, el programa de la Educación para Todos o los objetivos del DEDS.

Existen vínculos claros entre la educación, la reducción de la pobreza y la sostenibilidad. Los pobres y marginados se ven desproporcionalmente afectados por las malas condiciones ambientales y socioeconómicas. La EDS puede contribuir a la gestión ambiental sostenible para mejorar el nivel de vida y aumentar la seguridad económica y las posibilidades de generar ingresos para los pobres. Las respuestas educativas a la pobreza deben tener en cuenta el hecho de que una gran parte de la población pobre del mundo no participa en la economía de mercado formal, sino en economías no formales y que muchos trabajan por cuenta propia. 

Una educación adecuada y útil tiene el poder de cambiar la vida de las personas. La EDS tiene el potencial de equipar a las personas con las competencias que necesitan para mejorar sus medios de vida, posibilitar la participación en la toma de decisiones y la democracia y proporcionar más alternativas de empleo dentro de la fuerza laboral en la vida diaria. La educación de las mujeres y niñas es una medida especialmente efectiva para reducir la pobreza y alcanzar otros objetivos de sostenibilidad, ya que fortalece a las familias, las comunidades, las sociedades, las economías y los gobiernos. Mejorar la calidad y la cantidad de educación que reciben las niñas y las mujeres beneficia su salud y la de sus familias. Las mujeres educadas tienden a tener familias más pequeñas y en mejores condiciones de salud, y tienen mayores expectativas respecto de los niveles de instrucción de sus hijos.

EDS y reducción de la pobreza en la UNESCO

La Enseñanza y Formación Técnica y Profesional (TVET por sus siglas en inglés) y la educación de “segunda oportunidad” pueden crear oportunidades de empleo para grupos marginados y al mismo tiempo integrar competencias de aprendizaje pertinentes. La TVET puede ayudar a los jóvenes a encontrar un “eco-empleo” en el sector de las fuentes de energía alternativas, reciclaje, agricultura, construcción y transporte.

El Centro Internacional UNEVOC responde a la necesidad de desarrollar y fortalecer la TVET en todo el mundo. Gestiona la Red UNEVOC, una activa red de trabajo en TVET. A través de ella, el conocimiento y la pericia sobre las buenas prácticas innovadoras se transfieren de un país a otro. La red también facilita el flujo de información dentro de los países.

 

Principio de la página