Experiencias de Brasil

“A los nueve años de edad, ya sabía que era gay. Me acosaban, me atormentaban en la escuela, pero yo tenía que asistir a clases cada día, porque si no hubieran arrestado a mi madre. Asistí a siete escuelas diferentes, porque los maestros no sabían qué hacer conmigo. Yo creía que ser gay era un pecado.”

“En mi primera relación contraje el VIH. Tras dejar la escuela, estudié filosofía y llegué a graduarme de pedagogía, porque comprendí la importancia que la escuela tiene en la vida del niño y quería mejorar la vida de otras personas que pasaran por la misma situación. En la escuela [donde trabajo] hay mucha indiferencia o quizá los otros docentes no saben cómo manejar la cuestión del acoso homófobico, de modo que me consultan, porque yo soy más categórico y tengo más aplomo. Me ocupo del asunto, porque he decidido centrarme más en lo que puedo hacer que en el sufrimiento que padecí.” 

Principio de la página