La educación de los jóvenes en materia de sexualidad es decisiva para prevenir la difusión del VIH en Zambia

La educación relativa a la sexualidad y la prestación de servicios para adolescentes y jóvenes constituyen el núcleo de un programa nacional iniciado recientemente por el gobierno de Zambia con el apoyo de la UNESCO.

La educación relativa a la sexualidad y la prestación de servicios para adolescentes y jóvenes constituyen el núcleo de un programa nacional iniciado recientemente por el gobierno de Zambia con el apoyo de la UNESCO. 

Este programa, que comenzó en abril de 2014, beneficiará a 1.750.000 alumnos de edades comprendidas entre los 10 y los 24 años, y consiste en un plan de estudios de amplio espectro sobre temas sexuales, que será impartido por 45.000 docentes, algunos de los cuales ya están en funciones y otros que recibirán capacitación en los próximos cuatro años. A este fin se elaborarán nuevos materiales pedagógicos y se facilitará asesoramiento a las escuelas en relación con las políticas y normas orientadas a reducir los altos niveles actuales de violencia  de género, estigmatización y discriminación vinculados al VIH.

“En Zambia, las niñas corren un riesgo especialmente elevado de contraer el VIH porque no están en condiciones de exigir prácticas sexuales más seguras o porque carecen de los conocimientos suficientes para prevenir la transmisión de la enfermedad. La experiencia acumulada indica que si todos los estudiantes, tanto hombres como mujeres, reciben la enseñanza adecuada, podremos prevenir y reducir el número de infecciones”, afirmó  Chris Castle, Coordinador Mundial de la UNESCO en materia de VIH y SIDA.

También se pondrán en marcha planes para facilitar el acceso de los jóvenes a las pruebas del VIH y a otros servicios médicos. El objetivo general es que los adolescentes y jóvenes de Zambia disfruten de mejor salud sexual y reproductiva, con particular atención a la prevención de nuevas infecciones por causa del VIH y a los embarazos indeseados. 

Las jóvenes de África oriental y meridional son muy vulnerables a los embarazos indeseados, el VIH, el abuso sexual, el matrimonio precoz y las enfermedades de transmisión sexual. En Zambia, el 28% de las muchachas menores de 19 años ha tenido por lo menos un hijo y el índice de prevalencia del VIH es del 8,7% entre las jóvenes de 15 a 24 años y del 4,3% entre los varones del mismo grupo de edades.

Harriet Tembo, una alumna de 15 años de la escuela primaria Kablonga de Lusaka (Zambia), afirma que, en su opinión, el nuevo programa de educación sexual es importante para los jóvenes: “Creo que los conocimientos que voy a recibir me ayudarán a seguir más tiempo en la escuela, me permitirán centrarme en mi futuro y contribuirán a hacer realidad mis sueños”.

Los programas de prevención del VIH que operan en el país no generan el grado suficiente de conocimientos que, combinados con las competencias y los valores, permitan a los jóvenes tomar decisiones con respecto a su salud y ponerlas en ejecución.  Entre otros factores, los planes de estudio de baja calidad, la falta de docentes capacitados y los métodos pedagógicos y materiales didácticos inadecuados han limitado la eficacia de la enseñanza relativa al VIH en las escuelas. La desigualdad entre los sexos y la violencia de género constituyen también problemas graves en colegios y comunidades, afectan las perspectivas educativas y económicas de las niñas y potencian el riesgo de contraer el VIH.

El programa, dotado con 3,9 millones de dólares estadounidenses que aporta el gobierno de Suecia, proporcionará directamente apoyo al Ministerio de Educación y fomentará el aumento de capacidades, con el fin de fortalecer de 2014 a 2018 los programas existentes de adquisición de competencias para la vida práctica. Durante ocho años, la UNESCO  ha venido colaborando estrechamente con el gobierno de Zambia en lo tocante al VIH y la educación relativa a la sexualidad. Este nuevo programa aprovecha los resultados obtenidos anteriormente, tales como los nuevos planes de enseñanza relativos a la sexualidad que se elaboraron en 2013, y refuerza considerablemente el trabajo con nuevos y ambiciosos objetivos y la capacidad de llegar al 80% de los alumnos que cursan los grados del quinto al duodécimo.

El proyecto se ha puesto en marcha con la estrecha colaboración de otros asociados, a saber: los Ministerios de Salud Pública, Desarrollo Comunitario y Salud Materna e Infantil, Juventud y Deporte,  Género y Desarrollo Infantil, y de Jefes y Asuntos Tradicionales, el Consejo Nacional del SIDA, el Fondo de Población de las Naciones Unidas y el UNICEF. También están asociadas al proyecto las ONG siguientes:  SAfAIDS, Youth Vision, Churches Health Association Zambia (CHAZ), Save the Children, Zambia Interfaith Networking Group on HIV/AIDS (ZINGO) y Planned Parenthood Association of Zambia (PPAZ).

Principio de la página