El futuro de la educación después de 2015.

12.11.2013

A medida que se aproxima el plazo de 2015 asignado a la Educación para Todos (EPT), más de 190 Estados Miembros de la UNESCO se congregaron en la Sede de la Organización con motivo de la 37ª reunión de la Conferencia General, para debatir acerca del futuro de la educación: su contenido, alcance y articulación con los programas internacionales de desarrollo previstos para después de 2015.

© UNESCO Dakar

Una de las principales conclusiones del encuentro fue que los Estados Miembros se comprometieron a promover, en el marco de los futuros programas de desarrollo, un objetivo único y abarcador en materia de educación, basado en los principios de acceso, igualdad y calidad, en la perspectiva del aprendizaje para todos a lo largo de toda la vida.

En el debate que tuvo lugar durante la mesa redonda inaugural, los Ministros de Educación y los dirigentes de las ONG participantes coincidieron en que la educación figura en la médula misma del desarrollo sostenible y debería situarse en un plano estelar.

Tal como afirmó en el debate el Ministro de Estado Federal de Educación, Capacitación y Criterios de la Enseñanza Superior del Pakistán, el Sr.  Muhammad Baligh ur Rehman, “la calidad y la equidad en la educación siguen siendo preocupaciones fundamentales, en particular cuando crecen las disparidades entre la enseñanza pública y la privada, lo que amplía la brecha entre los pudientes y los desfavorecidos”.

“El compromiso con la educación en tanto que bien público constituye un excelente punto de partida, pero es apenas el principio”, declaró Kishore Singh, Relator Especial sobre el derecho a la educación. La tarea pendiente para muchos países es incorporar esos ideales a sus leyes, políticas y programas nacionales, de modo que lleguen a ser una realidad para todos, niñas y niños, hombres y mujeres.

“A fin de dar a todos las mismas oportunidades”, dijo Souad Abdelrazig, Ministro de Educación de la República del Sudán, “hemos de proporcionar servicios educativos pertinentes, en particular a los grupos más marginados, para los cuales la educación puede ser una experiencia habilitante, siempre que responda a sus necesidades reales. Esto significa que debemos fomentar la complementariedad entre la educación y otros sectores, como la salud y la cultura, que se han beneficiado de los progresos en materia de enseñanza”.

Algunos de los participantes en la mesa redonda coincidieron en que ese objetivo sólo podría lograrse con un número de docentes bien capacitados, equipados para abordar las necesidades de aprendizaje de todos, en particular las de los jóvenes. En países como Costa Rica y Canadá, que también estuvieron representados en la mesa redonda, este tema ha llegado a ser una prioridad para frenar el crecimiento del abandono escolar, especialmente entre los hombres jóvenes. 

“La educación debe contribuir a que los jóvenes obtengan empleos remunerados”, afirmó el profesor Jacob Thurania Kaimenyi, Ministro de Educación, Ciencia y Tecnología de Kenya. Numerosos Estados Miembros  manifestaron la misma preocupación, lo que puso de relieve la importancia de proporcionar competencias técnicas y profesionales.

Pero la educación no puede limitarse a la adquisición de competencias laborales.  Muchos participantes coincidieron en que las competencias para la vida práctica son también importantes. “La capacidad de leer, comprender y analizar, de formarse su propia opinión, expresarse y actuar, constituyen las ventajas que la educación debería proporcionar”, declaró David Edwards, Subsecretario General de la Internacional de la Educación.

Una vez que los participantes en la mesa redonda hubieron examinado las prioridades, los delegados establecieron un inventario de los logros alcanzados en la consecución de los objetivos de la EPT y evaluaron las conclusiones de diversas consultas relativas al papel de la educación en los programas internacionales de desarrollo que las Naciones Unidas coordinarán después de 2015.

Por último, los Estados Miembros examinaron la función que la UNESCO se propone desempeñar en dichos programas, con el fin de coordinar la Educación para Todos (EPT) y las iniciativas internacionales de desarrollo en un marco de acción común, que sea pertinente tanto para los países industrializados como para las naciones en desarrollo.

En su condición de Presidenta de la Campaña Mundial por la Educación, Monique Fouilhoux señaló que “a pesar de la diversidad de situaciones existente en distintos países, nos enfrentamos a numerosos problemas comunes, que ponen de relieve la duradera pertinencia del enfoque de la EPT y la necesidad de ampliar su alcance, a fin de incorporar las dimensiones de la educación que no se incluyeron en el Marco de Acción de Dakar…”.

“La UNESCO no sugiere que se ponga fin a la iniciativa de EPT, sino todo lo contrario”, afirmó Qian Tang, Subdirector General de Educación. “La UNESCO apoya una estrategia ampliada de EPT, en el marco de los programas internacionales de desarrollo”. 

¿Qué haremos ahora? 

Los Estados Miembros pidieron a la UNESCO que siga facilitando el debate internacional y les consulte a ellos y a otros interesados acerca de la elaboración de objetivos y metas de ámbito mundial, y en lo tocante al “marco de acción” conexo, por conducto de los mecanismos de coordinación internacionales y regionales de la EPT y los Objetivos de Desarrollo del Milenio, que ya están en funcionamiento.

Los participantes acordaron también que con miras a los nuevos programas educativos habría que aprovechar los logros obtenidos desde 2000 en el marco de la EPT, completar lo que falta por hacer e incorporar  la experiencia adquirida mediante las evaluaciones nacionales de EPT y las actividades pedagógicas realizadas en el marco de los ODM. 

Este proceso culminará con la Conferencia Mundial de Educación, que se celebrará en la República de Corea en la primavera de 2015, en la cual se alcanzará una postura común en materia de educación. Esta posición común se incorporará a los programas internacionales de desarrollo para después de 2015, que aprobará la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno que tendrá lugar en Nueva York, en septiembre de 2015.

Por último, la UNESCO seguirá apoyando la elaboración de un inventario de las experiencias adquiridas en la ejecución de la EPT, mediante las reuniones nacionales de examen de la EPT, que se celebrarán en 2015 [ENLACE].  

“Los Estados Miembros son los que orientan este proceso. La UNESCO facilitará la celebración de consultas y debates, y aportará los datos empíricos que puedan alimentar los debates sobre políticas, pero las decisiones dependen de ustedes, los Estados Miembros… Ustedes tienen la capacidad necesaria para colocar a la educación en los primeros planos de los futuros programas de desarrollo”, terminó diciendo el Sr. Qian Tang.

En el curso de la mesa redonda varios invitados pronunciaron discursos programáticos:

  • El Sr. Muhammad Baligh ur Rehman, Ministro de Estado Federal de Educación, Capacitación y Criterios de la Enseñanza Superior de la República Islámica del Pakistán.
  • La Sra. Dyalah Calderón, Viceministra de Educación de la República de Costa Rica
  • La Sra. Souad Abdelrazig,  Ministra de Educación de la República del Sudán
  • La Sra. Marie Malavoy, Ministra de Educación, Recreación y Deportes, y Portavoz del Consejo de Ministros de Educación de Canadá. 
  • El profesor Jacob Thurania Kaimenyi,  Ministro de Educación, Ciencia y Tecnología de Kenya. 
  • El Sr. David Edwards,  Subsecretario General de la Internacional de la Educación.
  • La Sra. Monique Fouilhoux,  Presidenta de la Campaña Mundial por la Educación.

 

Enlaces

Principio de la página