Planificación

En la actualidad, el mayor esfuerzo de la UNESCO en la esfera de las políticas y estrategias educativas de los países consiste en dar un apoyo centrado en la elaboración o el fortalecimiento de los planes nacionales orientados a la consecución de los objetivos de la Educación para Todos.

Según el Marco de Acción de Dakar, todos los Estados deberían “elaborar o fortalecer los planes nacionales de acción a más tardar antes del año 2002”, aprovechando las estrategias sectoriales nacionales existentes.

Esos planes se deberían integrar en un marco más amplio de reducción de la pobreza y de desarrollo y deberían elaborarse mediante un proceso más transparente y democrático en el que participen los interesados, en particular representantes de la población, líderes comunitarios, padres de familia, alumnos, ONG y la sociedad civil.

Los planes deben abordar los problemas relativos al déficit crónico de financiación que padece la educación básica, mediante el establecimiento de prioridades presupuestarias que reflejen el compromiso con la consecución de los objetivos y las metas de la EPT lo más pronto posible y, en cualquier caso, a más tardar en 2015.

En términos específicos, cada Plan de Acción nacional, concebido en un marco de referencia que abarque a todo el sector de la educación, debe de:

  • Desarrollarse bajo la dirección del gobierno, en consulta directa y sistemática con la sociedad civil del país; 
  • Atraer el apoyo concertado de todos los asociados para el desarrollo;   
    Reflejar explícitamente las reformas encaminadas a la consecución de los seis objetivos de la EPT;  
  • Establecer un marco de financiación sostenible;  
  • Contener una fecha límite y estar orientado a la acción; 
  • Incluir indicadores de rendimientos aplicables a mitad del plazo; 
  • Lograr la sinergia de todos los esfuerzos de desarrollo humano, mediante su integración en los marcos y procesos nacionales de planificación del desarrollo.
Principio de la página