Estrategia

  Desde el año 2000, la tarea principal de la UNESCO en relación con la enseñanza secundaria ha sido asistir a los Estados Miembros en la consecución de los objetivos 3 y 5 de la EPT. El objetivo 3 es velar por que las necesidades de aprendizaje de todos los jóvenes y adultos se satisfagan mediante un acceso equitativo a un aprendizaje adecuado y a programas de preparación para la vida activa y el objetivo 5 es suprimir las disparidades entre los géneros en la enseñanza primaria y secundaria de aquí al año 2005 y lograr antes del año 2015 la igualdad entre los géneros en relación con la educación. Algunos países corren el peligro de no cumplir una de estas metas, o ambas.

    Aunque nunca habrá un modelo de enseñanza secundaria que pueda aplicarse universalmente, la mayoría de los gobiernos reconocen que una buena educación secundaria es la que aborda el desarrollo integral y la necesidad de dotar de autonomía al ser humano, teniendo en cuenta las necesidades de la sociedad. Esta educación comprende la preparación para la vida activa, el mundo laboral y la enseñanza superior. En ella, el esfuerzo se centra en tres aspectos principales: acceso, calidad y pertinencia. 

    La UNESCO aplica una estrategia prospectiva para ayudar a los Estados Miembros y entre las modalidades específicas que emplea para ejecutar sus programas figuran: la definición de nuevas tendencias y prioridades para fomentar la enseñanza secundaria; los enfoques innovadores, basados en la investigación, para dar a conocer las prácticas idóneas; y la promoción del diálogo sobre políticas con responsables gubernamentales de alto nivel, mediante reuniones de ámbito nacional, regional o internacional. Asimismo, la UNESCO aprovecha su red mundial, su experiencia y sus competencia para fomentar los intercambios entre los expertos y los encargados de la formulación de políticas.

Principio de la página