“Las redes sociales me ayudaron a hacer realidad mi derecho a la educación.”

04.04.2011 16:53 Antiguedad: 4 yrs

Ayman Qwaider, un estudiante palestino de Gaza, de 24 años de edad, ha vivido varias vidas simultáneas: educando, docente, trabajador humanitario y bloguero.

©Ayman Qwaider

En la actualidad, Ayman efectúa una pasantía en el Sector de Educación de la UNESCO, donde realiza labores relacionadas con la educación en situaciones posteriores a conflictos y desastres a la vez que aprende sobre el tema, como parte de un programa de Maestría en estudios sobre la paz. “Estoy convencido de la importancia de la educación para transformar las sociedades y solucionar los conflictos”, afirma. “Lo sé por mi propia experiencia”.   

Tras completar su instrucción primaria y secundaria en las escuelas del OOPS y graduarse en 2008 en el programa de lengua inglesa de la Universidad Islámica de Gaza (Autoridad Palestina), Ayman ejerció primero la docencia y luego se dedicó a la labor humanitaria. “Fui oficial de programa encargado de bienestar infantil en varias ONG internacionales”, afirma. Durante ese periodo, comenzó a editar un blog sobre la vida cotidiana en Gaza. Pero su aspiración principal era viajar al extranjero para cursar estudios sobre la paz. En última instancia, fueron el blog y su red social los que le permitieron hacer realidad ese deseo.  

Ayman estaba interesado en una Maestría internacional en estudios sobre la paz, los conflictos y el desarrollo (conocida también como “Maestría de paz”), que es una de las actividades de la Cátedra UNESCO de Filosofía para la Paz de la Universidad Jaume I de Castellón de la Plana (España). A ese fin, solicitó una beca financiada por la Fundación Bancaja-Caja Castellón, que le concedieron para el periodo comprendido entre febrero de 2010 y mayo de 2012.

Por medio de un amigo – un israelí que había conocido a través de Internet y que podía desplazarse más fácilmente – Ayman obtuvo del gobierno español un visado de estudiante. Una vez que todos sus documentos estuvieron en regla, reservó una plaza en un vuelo que debía de partir el 1 de febrero de 2010. Pero, como a otros cientos de becarios, se le prohibió salir de Gaza. El programa de Maestría comenzó sin su presencia. 

Tras varios esfuerzos infructuosos para lograr el apoyo de entidades oficiales (embajadas, ONG como Amnistía Internacional e incluso el Parlamento Europeo), Ayman acudió a las redes sociales. La semana antes de la fecha de inicio del curso, publicó en su blog un texto titulado “Tengo un sueño”, en el que narraba los obstáculos que las autoridades israelíes le habían impuesto cuando había tratado de salir de Gaza. “No era un artículo acusador,” explica Ayman. “Tan sólo reclamaba mi derecho fundamental a recibir educación.” Su escrito terminaba con esta frase: “Exhorto a los abogados, políticos, periodistas y a todos los activistas de los derechos humanos a que se adhieran a la lucha en pro de mi derecho a recibir la educación que siempre he anhelado.”

La respuesta fue abrumadora: los amigos que había hecho en Internet tradujeron su llamamiento al inglés, español, francés, catalán y hebreo. Los blogueros del mundo entero se hicieron eco del texto. Se lanzó una campaña en Facebook que obtuvo 1 000 adhesiones y la petición que formuló en línea consiguió casi 2 000 firmas en la primera semana, muchas de ellas procedentes de Israel. El caso de Ayman había adquirido notoriedad mundial. La agencia de noticias española EFE reseñó la historia. El rector de la Universidad Jaume I publicó un comunicado en el que se preguntaba por qué su alumno no había podido presentarse al inicio del semestre. Los medios de prensa empezaron a ponerse en contacto con Ayman para entrevistarlo.

“Las redes sociales me ayudaron a hacer realidad mi derecho a la educación” explica Ayman.Tras la movilización internacional, Ayman recibió por fin el permiso de viaje, aunque llegó a España con una semana de retraso. En la Universidad Jaume I cursa ahora varias asignaturas sobre la educación relativa a los derechos humanos, la enseñanza para la paz y la resolución de conflictos. “Es un contexto muy sano, en el que recibo además una educación en materia de multiculturalidad,” asegura Ayman. “Gracias a esos cursos, he adquirido más conciencia acerca de los diversos conflictos que ocurren en el mundo.” Ayman comparte además experiencias de primera mano con personas que han vivido en situaciones de conflicto. “Eso me ha confirmado en la idea de que los conflictos son los mismos en todas partes y que la humanidad es la humanidad, donde quiera que uno esté.”

En fecha reciente Ayman viajó a Austria para estudiar las tareas de mantenimiento de la paz que realizan las Naciones Unidas. Esta labor es una de las asignaturas de su Maestría, al igual que la pasantía que efectúa en la UNESCO. A menudo lo invitan a dar conferencias y actualmente está preparando una propuesta de proyecto orientado a los jóvenes de los países árabes. ¿El título? “Cómo usar las redes sociales para promover la educación relativa a los derechos humanos en el mundo árabe.”


Noticias relacionadas:

Páginas

Principio de la página