Sobre la Oficina de la UNESCO en La Habana

Sede de la Oficina de la UNESCO en La Habana.

Tras su creación el 16 de noviembre de 1945, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO),  con sede en París, extendió rápidamente su presencia en los Estados Miembros a través del establecimiento de oficinas en el terreno.

Es así que el Centro Regional de la UNESCO para el Hemisferio Occidental, antecedente primero de nuestra Oficina, sería oficialmente inaugurado en La Habana el 24 de febrero de 1950, aunque la decisión de fundar una institución de este tipo en la capital cubana data de 1948, cuando la Resolución concerniente a la representación de la UNESCO en las principales regiones culturales del mundo, aprobada en la III Conferencia General celebrada en Beirut en ese año, formalizara su establecimiento en consideración de “las facilidades de las que es posible disponer” en La Habana para el desempeño de la misión de la Organización en esta zona geográfica. Este hecho histórico convierte virtualmente a la actual Oficina Regional de Cultura para América Latina y el Caribe de la UNESCO en la primera de su tipo que se creara fuera de la sede de la Organización.

En correspondencia con la actual estructura descentralizada de la UNESCO, la Oficina desempeña múltiples funciones de gran relevancia e impacto en el continente, a saber: la ya mencionada de Oficina Regional de Cultura para América Latina y el Caribe, la de Oficina Multipaís para el Caribe Latino (Cuba, República Dominicana, Haití y Aruba) y la de Representación de la UNESCO ante los gobiernos de Cuba, República Dominicana y Aruba.

Durante más de sesenta años, la Oficina de la UNESCO en La Habana ha impulsado programas e iniciativas en el ámbito de la cultura para los 37 Estados Miembros y Estados Miembros Asociados de la región, con el propósito de contribuir a la preservación del patrimonio cultural material e inmaterial, el fomento de la creatividad, el desarrollo de las industrias culturales, la promoción del pluralismo y el diálogo intercultural, la salvaguardia de la diversidad y el estímulo a los procesos de integración cultural. Mención especial merece el apoyo y acompañamiento brindado al Foro de Ministros de Cultura y Encargados de Políticas Culturales de América Latina y el Caribe desde su creación en 1989, así como la coordinación y financiamiento de su proyecto principal, el “Portal de la Cultura de América Latina y el Caribe” (http://www.lacult.org) desde 2002. En esta esfera también resalta la edición de variados títulos, entre los que se destacan las  publicaciones periódicas “Oralidad” y “Cultura y Desarrollo”.

En el campo de la educación la labor de la Oficina se ha centrado en asistir a los países que representa en el logro de los objetivos de Dakar y en el cumplimiento de las metas del milenio, en todos los casos sobre la base de  alcanzar una educación de calidad para todos. Entre las principales actividades que realiza en este sentido pudieran mencionarse: la alfabetización, la estimulación del estudio de las ciencias y de la educación ambiental, la incorporación de las nuevas tecnologías de la información a los procesos docentes, el fomento de la igualdad de género en la educación, entre otras.

En el sector de comunicación e información se contribuye al fortalecimiento de las capacidades institucionales de centros dedicados a la formación de profesionales de la comunicación, y de bibliotecas y archivos como vías de acceso a la información; se apoya la preservación del patrimonio documental y audiovisual así como la producción de nuevos contenidos locales; y, en sentido general, se impulsa el desarrollo de sociedades del conocimiento de carácter integrador y participativo, basadas en los principios de la libertad de expresión, el acceso universal a la información, la garantía de educación de calidad para todos y el respeto por la diversidad cultural y lingüística.

En el terreno de las ciencias exactas y naturales la Oficina apoya los planes y políticas nacionales para el desarrollo científico, principalmente en lo que concierne a la creación de capacidades para el desarrollo sostenible, el impulso a centros de investigación y los proyectos relativos al medio ambiente; al tiempo que en el ámbito de las ciencias sociales y humanas, se ha trabaja en la promoción de eventos que contribuyan al análisis de los procesos contemporáneos para comprender las transformaciones que se están operando en la sociedad.

La Oficina de la UNESCO en La Habana cuenta con el Centro de Documentación “Jaime Torres Bodet”, considerado uno de los más antiguos fuera de la sede de la Organización. El centro, que se ha mantenido prestando ininterrumpidamente sus servicios desde su fundación en febrero de 1959 hasta la actualidad, atesora publicaciones y documentos originales desde la creación de la UNESCO, y su colección ha sido declarada Colección Patrimonial por el Consejo Nacional de Patrimonio Cultural de la República de Cuba.

La Oficina ejecuta su programa en estrecha coordinación y colaboración con las Comisiones Nacionales de Cooperación con la UNESCO en los países que representa y los órganos gubernamentales pertinentes, así como con numerosas instituciones regionales, nacionales, locales y no-gubernamentales del continente.

Principio de la página