10.03.2014 - UNESCO La Habana

UNESCO expresa preocupación por robo de obras de arte en Cuba y Guatemala

La Oficina Regional de Cultura para América Latina y el Caribe de la UNESCO, con sede en La Habana, expresa gran preocupación por los recientes eventos de robo de obras de arte acontecidos en Cuba y Guatemala, y condena enérgicamente estos hechos, que ponen en riesgo la integridad de las piezas patrimoniales usurpadas en ambos países, situándolas  a merced del tráfico ilícito de bienes culturales a nivel nacional e internacional.

Según comunicado oficial emitido a fines de febrero por el Consejo Nacional de Patrimonio Cultural de Cuba (CNPC), un número importante de piezas de arte fueron sustraídas de uno de los almacenes del Museo Nacional de Bellas Artes, en la capital cubana, sin haber sido violentado el acceso al local, por lo que no puede precisarse la fecha exacta en que el robo tuvo lugar.

Acorde con la información ofrecida, la mayor parte de las obras de arte cubano sustraídas corresponden al período conocido como cambio de siglo (tránsito entre la academia y la vanguardia), destacando entre las faltantes un considerable número de piezas realizadas por el pintor Leopoldo Romañach.

Igualmente se informó que la relación total de obras con sus fichas técnicas y fotos están a disposición de las autoridades competentes dentro y fuera del país, con el fin de alertar a museos, galerías y casas subastadoras de la ocurrencia de este deplorable hecho.

En Guatemala, por su parte, el robo fue perpetrado a inicios de febrero  en el templo católico El Calvario –ubicado en la ciudad colonial de Antigua Guatemala, a 45 kilómetros del oeste de la capital–, de donde fueron sustraídos  con violencia seis lienzos del pintor Tomás de Merlo, que datan del siglo XVIII, y de otros objetos religiosos que forman parte del patrimonio cultural del país, según información ofrecida por la Unidad de Tráfico Ilícito del Ministerio de Cultura de Guatemala.

En comunicado emitido por la Representación de la UNESCO en la nación centroamericana se expresó asimismo la condena a este acto ilícito, y se ratificó que la Organización "movilizará esfuerzos y mecanismos internacionales para contribuir a la recuperación de estas importantes obras".

A través de la Convención sobre las medidas de deben adoptarse para prohibir e impedir la importación, la exportación y la transferencia de propiedad ilícita de bienes culturales, aprobada en 1970, la UNESCO trabaja en la lucha contra este flagelo, haciendo hincapié en la prevención a través de la elaboración de inventarios, la emisión de certificados de exportación, la supervisión del mercado, la imposición de sanciones penales o administrativas, la aplicación de programas educativos y la colaboración internacional; al tiempo que también reclama la restitución inmediata de los bienes culturales a los lugares de donde son sustraídos.

Entre las acciones desarrolladas por la UNESCO en este sentido destaca la reciente publicación de la revista Cultura y Desarrollo Nº 10, dedicada íntegramente a la temática, que cuenta con textos aportados por expertos de la Organización, UNIDROIT, INTERPOL, ICOM y la Comunidad Andina.  En este número también se presentan experiencias de los mecanismos empleados para frenar y combatir este tipo de tráfico en Argentina, Colombia, Cuba, Guatemala, Haití, Jamaica, México, Paraguay, Perú, República Dominicana y San Martin. Además se refieren en esta edición de la publicación las conclusiones de los talleres regionales organizados por la UNESCO en Santa Lucía, Lima, Buenos Aires y Asunción con el fin de capacitar sobre este tipo de delitos a las fuerzas de policía, personal de museos, oficiales de aduanas, gestores culturales y magistrados, así como promover una aplicación efectiva  en la región de la Convención de 1970 y de otros instrumentos internacionales de que disponen los Estados para hacer frente a este flagelo.

Tal como expresara el 15 de  marzo de 2011 la Directora General de la UNESCO,  Irina Bokova, durante la conmemoración de los 40 años de la Convención de 1970,  “el robo, el saqueo y el tráfico ilícito de objetos culturales son una negación pura y simple de los pueblos. Reducen la historia a la categoría de mercancía. Causan daños graves, a menudo irreversibles, a la memoria colectiva, la cohesión social, al enriquecimiento mutuo”.

Enlaces de interés:

Comunicado oficial emitido por el Consejo Nacional de Patrimonio Cultural de Cuba (CNPC)

Listado de obras sustraídas del Museo Nacional de Bellas Artes de Cuba

Información ofrecida por la Unidad de Tráfico Ilícito del Ministerio de Cultura de Guatemala sobre obras sustraídas de la iglesia El Calvario

Revista Cultura y Desarrollo Nº 10 

Convención sobre las medidas de deben adoptarse para prohibir e impedir la importación, la exportación y la transferencia de propiedad ilícita de bienes culturales

Página web de la UNESCO sobre tráfico ilícito de bienes culturales




<- Atrás, a la lista de noticias
Principio de la página