(copy 1)

09.06.2011 - Education Sector

“La educación relativa a la sexualidad ayuda a que los alumnos desarrollen las aptitudes sociales necesarias para evitar los riesgos”

©Kai Haldre- Dr Kai Haldre, is co-author of the recent UNESCO study on the cost and cost-effectiveness of school-based sexuality éducation programmes.

La doctora Kai Haldre, ginecóloga e investigadora de la Universidad de Tartu, dirigió la Asociación de Planificación Familiar de Estonia (organización afiliada a la Federación Internacional de Planificación Familiar) desde su creación en 1994 hasta 2001. Actualmente dirige el Centro de Medicina Reproductiva de la Clínica de Mujeres del Hospital Central de Tallin Occidental. La Dra. Haldre fue también una de las fundadoras de la Sociedad Académica de Sexología de Estonia y en fecha reciente fue coautora del estudio auspiciado por la UNESCO sobre el costo y la relación costo/eficacia de los programas escolares de educación relativa a la sexualidad.

¿Cuándo se introdujo la educación relativa a la sexualidad en los planes de estudio de Estonia?

Yo diría que 1996 fue un año importante, porque en esa fecha se incorporó como asignatura obligatoria el programa de estudios cívicos y de humanidades, en el que figuraban temas relativos a la sexualidad. Luego, en 2002, se le cambió el nombre al programa, que pasó a llamarse “humanidades”, en el que actualmente los temas relativos a la sexualidad representan el 18% del plan de estudios. Su aplicación corre a cargo del Ministerio de Educación y Ciencias, los gobiernos locales y las escuelas.   

¿Qué temas abarca?       

¡Muchos! La educación sexual comprende temas específicos (como la contracepción y la pubertad) y asuntos de índole más general (como las aptitudes para negociar y solucionar conflictos). Su propósito es desarrollar una personalidad íntegra, valores humanos universales y competencias sociales.

La educación personal y social es la base de otros contenidos temáticos (educación para la salud en general, educación sobre las drogas), porque ayuda a que los alumnos desarrollen las aptitudes sociales necesarias para evitar los riesgos en todos esos ámbitos.         

¿Cómo se imparte la enseñanza relativa a la sexualidad?

Los estudios de humanidades pueden correr a cargo de docentes que han recibido diversos tipos de formación. Se supone que los estudiantes participen activamente en el aprendizaje. Se estimula la aplicación de diversos métodos pedagógicos: debates, dramatizaciones, trabajos colectivos, reuniones de reflexión, etc. Los docentes ayudan a que los alumnos integren los conocimientos en situaciones de la vida cotidiana. Los especialistas del exterior (en particular de los centros de orientación para jóvenes) también desempeñan una función importante: siempre que es posible, los alumnos visitan un centro de orientación para jóvenes (hay 20 de ellos en Estonia), donde reciben como mínimo una clase. Debo hacer hincapié en que el programa de educación relativa a la sexualidad está estrechamente vinculado a la prestación de servicios de salud sexual destinados a los jóvenes.          

¿Podría describir las mejoras logradas en los índices de salud sexual de Estonia en los dos últimos decenios?

Se han registrado reducciones sin precedentes de las infecciones de trasmisión sexual y de las tasas de infección por el VIH, pero también se manifiestan tendencias decrecientes en materia de aborto y en el número de madres adolescentes, gracias a un rápido aumento del uso del preservativo y los métodos de contracepción entre los jóvenes.

Los índices de abortos y de fertilidad (es decir, el número de embarazos no deseados) entre las adolescentes de 15 a 19 años se redujeron en un 61% y un 59%  respectivamente, entre 1992 y 2009. Además, el número de nuevas infecciones por el VIH en ese grupo de edades declinó de 560 en 2001 a sólo 25 en 2009 (una reducción de más del 95%).

En conjunto, calculamos que entre 2001 y 2009 (cuando podía ya empezar a evaluarse la repercusión de la educación relativa a la sexualidad) se evitaron unos 13.490 incidentes nocivos en materia de salud (embarazos indeseados, enfermedades de transmisión sexual e infecciones por el VIH) entre ellos unas 1.970 infecciones por el VIH.         

Como puede verse en el reciente estudio de la UNESCO sobre el costo y la relación costo/eficacia de la educación sexual en las escuelas, el programa de Estonia en este ámbito es un magnífico ejemplo de un programa integrado de gran escala con un costo relativamente módico. Es una experiencia que podría interesar a otros países. ¿Por qué la educación sexual en Estonia presenta una relación costo/eficacia tan favorable?

El costo de un programa de estudios completo, que es de 32,90 dólares estadounidenses por alumno, resulta relativamente económico si se compara con programas similares aplicados en otros países que también se examinaron en el estudio. La razón fundamental de esto es que se trata de un programa integrado en los planes de estudio generales de la enseñanza básica en Estonia. Esto presenta diversas ventajas. En primer lugar, se aplica en gran escala y en 2009 llegó a 28.000 estudiantes.

Luego, por su carácter integral, el programa abarca una elevada proporción de alumnos en cada escuela, lo que reduce el costo per cápita de las actividades, tales como el gasto en los salarios que se pagan a los docentes.

Por último, el costo por alumno puede ser bastante bajo porque el programa cuenta con un número de lecciones relativamente reducido (unas 24 horas lectivas a lo largo de un curso de tres años) que se dedican a temas relativos a la sexualidad.

Habida cuenta de que los costos salariales constituyen ya un gasto fijo del Ministerio de Educación, el cálculo presupuestario del costo de este programa representa 8,39 dólares por cada alumno que lo ha completado. En comparación, Estonia gastó en 2009 unos 4.680 dólares por estudiante de secundaria. De modo que la educación sexual apenas representa el 0,2% del gasto actual por cada alumno que cursa la enseñanza secundaria.

Cabe considerar que el programa de educación sexual de Estonia ha generado ahorros, si se le atribuye el 4% o más de la disminución de infecciones por el VIH que se han registrado. Pero tanto los análisis cualitativos como los cuantitativos apuntan a que su repercusión podría ser muy superior. De modo que puedo afirmar categóricamente que en Estonia dicho programa ha redundado en una disminución de los costos.  




<- Atrás, a la lista de noticias
Principio de la página