14.05.2014

La Reunión Mundial en Mascate pide que la educación tenga un papel clave en la agenda del desarrollo después de 2015

© I. Kassemi
International Conference in Oman to assess progress towards Education For All goals and identify new challenges (from right to left - Irina Bokova, UNESCO Director-General, Dr Madiha bint Ahmed Al Shaibaniya, Minister of Education of the Sultanate of Oman, His Highness Sayyid Asa’ad bin Tariq Al Said, Representative of His Majesty the Sultan of Oman, Mr Matata Ponyo, Prime Minister of the Democratic Republic of Congo.

La Reunión Mundial de la Educación para Todos (EPT), celebrada en Mascate (Omán) del 12 al 14 de mayo, se comprometió en su declaración final a buscar e impulsar el apoyo de la comunidad internacional al objetivo mundial de “garantizar una educación equitativa, inclusiva y de calidad y el aprendizaje a lo largo de toda la vida para todos de aquí al año 2030”.

Asistieron a esta reunión más de 300 participantes, incluyendo el Primer Ministro de la República Democrática del Congo, 24 ministros y vice ministros de educación, así como representantes de organizaciones intergubernamentales y no gubernamentales (ONG), universidades, investigadores y actores implicados en la materia. Todos coincidieron en que “estamos lejos de alcanzar de aquí a 2015 los seis objetivos inscritos en la agenda de la Educación para Todos y los otros programas relacionados con la educación”.

La Directora General de la UNESCO, Irina Bokova, alentó a la comunidad educativa a hablar con una sola voz para garantizar que la educación de calidad, inclusiva y a lo largo de toda la vida sea incluida como un objetivo de la agenda para el desarrollo después de 2015.

“La educación no es sinónimo de caridad. Es un bien público, un elemento de cambio que influye en todos los objetivos de desarrollo: protección del medio ambiente, igualdad de género, reducción de la pobreza y muchos más. Necesitamos diseñar una nueva visión de la educación para el siglo XXI” añadió Bokova. “Una visión para la educación de calidad a lo largo de toda la vida debería estar basada en la equidad y la inclusión. Una visión de la educación para la ciudadanía global y el desarrollo sostenible. Este es el momento para crear un fuerte compromiso conjunto – el Acuerdo de Mascate – para una futura agenda de la educación ambiciosa y que responda a las necesidades y derechos de cada niña y niño y que satisfaga el potencial de la juventud.

© I. Kassemi
International Conference in Oman to assess progress towards Education For All goals and identify new challenges - His Highness Sayyid Asa'ad bin Tariq Al Said, Representative of His Majesty the Sultan of Oman (center) Mr Matata Ponyo, Prime Minister of the Democratic Republic of Congo (on the left) and Irina Bokova, UNESCO Director-General (on the right).

En su declaración final, los participantes señalaron también que “más de 57 millones de niños y 69 millones de adolescentes siguen sin tener acceso a la educación primaria… En 2011, casi dos tercios de los 774 millones de analfabetos en el mundo eran mujeres. La igualdad de género es una preocupación mayor. El número de países que alcanzaron la paridad entre géneros en la educación primaria no pasó del 60% y en la educación secundaria fue el 38%.

“La educación es un derecho humano fundamental” que debe situarse entre las prioridades más importantes de la agenda mundial de desarrollo: un derecho basado en la equidad y la inclusión, con especial hincapié en la igualdad de género”, afirmaron los participantes.

Al pedir apoyo para “garantizar una educación equitativa e inclusiva de calidad y el aprendizaje a lo largo de toda la vida para todos de aquí a 2030”, los participantes se comprometieron a utilizar el Acuerdo de Mascate como base para las negociaciones de la agenda para el desarrollo después de 2015 y para asegurar así que la educación sea uno de sus ejes fundamentales.

El Primer Ministro de la República Democrática del Congo, Augustin Matata Ponyo, describió la educación como “la base del progreso y la riqueza de las naciones,” y presentó las medidas adoptadas por su país para que la educación sea obligatoria y gratuita: construcción de 1.000 aulas cada año, ayudas a los profesores y aumento del gasto en educación.

El Ministro de Educación de Omán, Madiha Ahmed Al Shaibania, presidente, junto con Irina Bokova, de la sesión ministerial sobre la agenda de la educación después de 2015, subrayó la importante que era alcanzar una posición común para que esta sea luego adoptada en el Foro Mundial de la Educación que tendrá lugar en la República de Corea en 2015.



Principio de la página