25.04.2014

Una primavera de jazz llega a Osaka

Chris Gladis / CC BY-ND 3.0
Osaka Castle

Después de París y Estambul, Osaka (Japón) ha sido la ciudad elegida para acoger la 3ª edición del Día Internacional del Jazz, que se celebra el 30 de abril. El jazz, más que un simple género musical, es testigo y protagonista de parte de nuestra historia contemporánea.

En palabras de Irina Bokova, Directora General de la UNESCO, “el jazz es un modo de vida, una herramienta para el diálogo e incluso el cambio social”. En asociación con el Thelonious Monk Institute of Jazz, el Día Internacional del Jazz fue aprobado por los Estados Miembros de la UNESCO en 2011 a iniciativa de Herbie Hancock, Embajador de Buena Voluntad de la UNESCO, para construir puentes entre culturas y sociedades mediante el diálogo y el entendimiento mutuo.

Nacido en el seno de la comunidad afroamericana, el jazz es hoy patrimonio de todos. En los años 20 y 30 del siglo XX el jazz disfrutó de un éxito tremendo en los Estados Unidos, especialmente gracias a Louis Armstrong, natural de Nueva Orleans, la cuna del jazz. Durante este periodo el jazz se expandió al resto de continentes. “Las influencias culturales e interacciones musicales forjan vínculos entre las culturas que trascienden fronteras y océanos”, dijo la Directora General de la UNESCO en su mensaje con motivo del Día Internacional del Jazz.

Fue precisamente en Osaka donde abrió el primer club de jazz de Japón, en 1933. En un contexto de apertura progresiva hacia Occidente, este género musical se abrió camino en las grandes ciudades japonesas, aunque Osaka siguió siendo la verdadera “Meca” del jazz nipona. Mientras que Billie Holiday, Ella Fitzgerald y Frank Sinatra creaban  algunos de los temas más famosos del jazz, los artistas japoneses los adaptaban a su propio idioma y cultura. La improvisación, clave en el jazz, anima a mezclar estilos musicales, haciendo del jazz un lenguaje común que une a los pueblos.

En efecto, la música es una puerta abierta a la universalidad: en el mundo se hablan miles de idiomas, pero tan sólo siete notas son la base de la mayor parte de composiciones. Además de la treintena de artistas que participarán en el concierto (retransmitido en directo por la página web de la UNESCO), se han preparado 16 talleres educativos y musicales  que se desarrollarán en la escuela de música de Osaka. Entre estos, una conferencia sobre la historia única del jazz en Osaka, así como un debate sobre los valores del jazz, especialmente en tiempos de guerra.

Juan Guivin, organizador de un evento en la República Dominicana, comparte esta opinión: “ Celebramos esta jornada porque tenemos la responsabilidad de enseñar a nuestra comunidad la belleza de este género musical y también su mensaje de unidad y paz. La música es la mayor manera de unir a la gente”. Y es cierto, la cultura encarna los valores y la identidad de los pueblos.

Hannibal Saad, que organiza un acto que lleva por título “Jazz para Siria” y que consiste en tres conciertos simultáneos en el Líbano, Jordania y los Países Bajos, añade: “el jazz es un lenguaje que no conoce límites (…) Espero que este encuentro internacional gracias a la virtud de esta maravillosa forma de arte traiga más felicidad y paz a toda la gente del mundo. La participación en actos colectivos da más fuerza para defender una buena causa”. La cultura protege, repara y regenera.

Nelson Gonzales, que prepara una velada en su café en las Filipinas, se acuerda sobretodo de la aspiración universal a la libertad, de la que el jazz es un sinónimo. La actuación del legendario saxofonista Wayne Shorter en esta ocasión también será retransmitida en directo en nuestra página web. Según Shorter, la música saca su riqueza de su propia transversalidad: literatura, conceptos filosóficos, física cuántica, astrofísica y otros temas son fuentes de inspiración en su concepción de la música y del arte.

Los 195 Estados Miembros de la UNESCO se unirán a la celebración. Por tercer año consecutivo, el Thelonious Monk Institute of Jazz colabora con la UNESCO, sus Oficinas fuera de la Sede, Comisiones nacionales, redes de trabajo, escuelas asociadas, universidades e institutos, radios y televisiones públicas, así como ONG, para asegurar el compromiso de estas entidades con el Día Internacional del Jazz 2014.



Principio de la página